Opinión. Con los mismos fundamentos, otro fallo era esperable