Con reuniones y por WhatsApp, la Casa Rosada busca alinear a los empresarios con la reelección

Los alienta a expresarse en público para aventar los riesgos de una vuelta del kirchnerismo
Los alienta a expresarse en público para aventar los riesgos de una vuelta del kirchnerismo Fuente: Archivo - Crédito: AFP
Maia Jastreblansky
(0)
14 de julio de 2019  

En grupos de WhatsApp, en reuniones cerradas, en comidas en domicilios particulares. El Gobierno viene haciendo un trabajo de hormiga para alinear a una parte del empresariado detrás de la reelección de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal. El objetivo es activar una campaña del "de boca en boca", que irradie desde el "círculo rojo".

Distintos funcionarios salieron a encontrarse con grupos de empresarios en distintos ámbitos para explicar lo hecho en la gestión y habilitar la catarsis de los hombres de negocios. Los miembros del Gobierno les manifiestan que la de este año es una "elección bisagra", para luego pedirles a los ejecutivos y a los CEO que "transmitan" y "convenzan" a su entorno de votar al oficialismo.

"Si no quieren volver al kirchnerismo, que nos ayuden", resumió uno de los funcionarios que participó de más de un encuentro. En la Casa Rosada quieren que los empresarios sean voceros de las reformas que quiere impulsar el oficialismo.

Entre quienes se sentaron a las mesas empresariales figuran el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich; el secretario de Vivienda, Iván Kerr; el jefe de asesores, José Torello; el senador Esteban Bullrich; el secretario general de la provincia de Buenos Aires, Fabián Perechodnik, y la propia Vidal.

La elección de Miguel Pichetto como candidato a vicepresidente y el principio de acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur fueron dos hitos que acercaron a una parte de los empresarios al Gobierno, acompañado por una mayor tranquilidad cambiaria. Pero el mayor ordenador, reconocen los hombres de negocios, fue la posibilidad que arrojaron las encuestas de que regresara el kirchnerismo. "La amnesia se fue yendo", ilustró un empresario a LA NACION.

No todos los empresarios están en el mismo tren. Los banqueros, el sector de servicios, las fintech, las startups y la agroindustria son los más alineados con la continuidad de Macri. Están a favor de las reformas laboral e impositiva, además de una mayor apertura internacional. Los actores industriales y de la construcción están, en cambio, más resentidos por el freno de la actividad y exhiben reparos por la letra chica del acuerdo con la UE.

"Son empresarios de la generación de Mauricio, Marcos [Peña] y Horacio [Rodríguez Larreta]. Distintos a lo que era la generación del padre del Presidente", distinguieron esta semana en la Casa Rosada.

La relación con el empresariado, sin embargo, no siempre fue tan fluida. Con la crisis económica que se inauguró el año pasado, muchos hombres de negocios se distanciaron de Balcarce 50. Y en la Casa Rosada apuntaron a principios de año al "círculo rojo" como el promotor del "plan V" y la candidatura de Roberto Lavagna.

Por eso, hace algunos meses Peña y Macri lanzaron un "operativo contención" en el que invitaban a grupos de empresarios a la Casa Rosada, los martes y jueves, para "explicar" las medidas del Gobierno. En paralelo, distintos colaboradores del oficialismo se acercaron al mundo financiero -incluso con viajes a los Estados Unidos y Uruguay- para pedir calma y prevenir que los mercados muevan si el kirchnerismo tiene una buena performance en las PASO.

Comidas y chats

Según pudo reconstruir LA NACION, las reuniones con empresarios se vienen dando en espacios neutrales, como fundaciones e instituciones, pero también en los domicilios de los propios ejecutivos, donde se ofrecen cenas o almuerzos. Vidal, por caso, asistió a la casa de un miembro del Grupo Argentina Mejor (GAM), en la zona norte.

Según señalaron fuentes empresarias y oficiales, también fueron organizadores el titular del Santander Río, Enrique Cristofani, y el presidente de YPF, Miguel Ángel Gutiérrez, un ejecutivo que sin embargo protagonizó algunos tironeos con la Casa Rosada en los últimos meses.

"El 'círculo rojo' es un porcentaje de votos chico, pero influyente", reconoció un colaborador del equipo de campaña de Pro.

"Estamos en un esquema de reuniones con líderes del sector privado para generar un intercambio, hablar de las propuestas de país a futuro y pedir ayuda para lo que se viene", dijo a LA NACION Perechodnik, quien trabaja con el segmento de grandes empresas y pymes.

La otra arena de debate es el WhatsApp. Allí los empresarios se aglutinan en grupos para intercambiar opiniones sobre políticas públicas y el panorama electoral. También dentro de estos colectivos hay variantes. Porque mientras algunos prefieren refugiarse en la confidencialidad de los chats, otros decidieron saltar a marcar posición públicamente.

Aunque se definen como "apolíticos" y "apartidarios", en los últimos días tuvo un rol hiperactivo el grupo de WhatsApp Nuestra Voz, que tiene como miembros a 256 ejecutivos y CEO de todos los rubros y edades. Allí se habla de todo, pero la regla de convivencia es que cuando se evalúa tomar un posicionamiento abierto, se abre un "subgrupo".

Fue así que varios empresarios decidieron publicar en Twitter al unísono una dura crítica al paro de los gremios aeronáuticos. Tuitearon, entre otros, Martín Migoya y Guibert Englebienne (Globant), Martín Cabrales ( Café Cabrales), Javier Goñi (Ledesma), Marcos Galperín (Mercado Libre) y Roberto Murchison (Murchison).

Aunque Nuestra Voz no profesa el activismo político, en la Casa Rosada tienen vasos comunicantes con los empresarios del grupo de WhatsApp: se enteraron de antemano que se difundirían los tuits y celebraron la salida de los empresarios. Varios integrantes tienen diálogo fluido con Macri, Peña y con el ministro de Economía, Nicolás Dujovne.

"Mientras el partido era no electoral, nos comparaban con Suiza. Ahora que el kirchnerismo tiene chances, parece que no somos tan malos", resumió un alto funcionario. Más cerca de las urnas, todos buscan aunar esfuerzos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.