Con sigilo, el kirchnerismo negocia con Scioli