Con su frase, Reutemann sacudió el último tramo de la campaña