Con un raid de reuniones, Macri comenzó a desplegar sus planes para la política exterior