Confianza en nosotros mismos

Por Diego R. Guelar Para LA NACION
(0)
29 de enero de 2002  

WASHINGTON.- El gobierno del presidente Eduardo Duhalde no ha cumplido todavía 30 días, hace sólo 45 días se producía un acontecimiento popular (el cacerolazo del 19/20 de diciembre) sólo comparable a la semana trágica de 1919, el 17 de octubre de 1945 o el cordobazo de 1969.

La depresión económica más profunda de nuestra historia y la peor crisis de la dirigencia política.

La otrora "estrella de los países emergentes" (en 1998 el segundo país de crecimiento récord mordiéndole los talones a China) era vista por el mundo inmersa en el caos y la quiebra interna y externa.

Comenzar a caminar en estas condiciones no es fácil.

Nos ha tocado participar en la primera presentación de la Argentina en el exterior (no cuenta el viaje del canciller Ruckauf a Brasil por entenderlo como "interno" en la construcción de nuestra propia identidad como nación integrada a nuestros vecinos y hermanos).

Hoy fueron Robert Zoellick (ministro de Comercio Exterior o U. S. Trade Representative) y Condoleezza Rice (Consejo Nacional de Seguridad). Mañana serán Colin Powell (secretario de Estado y Paul O´Neill (secretario de Tesoro).

Simultáneamente, conocimos el pronunciamiento conjunto del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), comprometiendo su apoyo a la Argentina.

La ratificación de la alianza y la amistad con la Argentina fue aplastante.

Desde la afirmación de Zoellick, "recuerdo el tiempo de las dictaduras militares en Brasil y la Argentina que competían con sus programas nucleares al extraordinario paso de trabajar hoy juntos hacia la integración subregional", hasta el ofrecimiento de la señora Rice: "Dígannos lo que necesiten y no duden en comunicarse, si consideran que podemos hacer algo más".

Fueron contundentes las explicaciones del canciller Ruckauf, las propuestas de reactivación del comercio bilateral del secretario Redrado y el reclamo de Daniel Scioli para que se levante "la emergencia turística" declarada por el Departamento de Estado al otro día del primer "cacerolazo" (sobre este tema nos dieron seguridades de inmediato levantamiento).

En diez días más estará en Washington el ministro Remes Lenicov.

Para ese entonces tendremos presupuesto aprobado por el Congreso Nacional y programa económico en marcha; Estados Unidos y nuestros numerosos aliados en el mundo estarán al lado de nosotros acompañando el esfuerzo del pueblo argentino para ponerse nuevamente pie.

Sepamos tener confianza en nosotros mismos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?