Confirmó España su alianza con la Argentina

Al reunirse con De la Rúa, Aznar subrayó la cooperación económica
Jorge Rosales
(0)
26 de octubre de 2000  

MADRID.- El presidente del gobierno español, José María Aznar, mencionó ayer a la Argentina como su socio estratégico, político y económico en América latina, en una renovada muestra de confianza por la marcha de la economía y la solidez de sus instituciones.

Fue la segunda vez en la visita de Estado que realiza a este país en la que el presidente Fernando de la Rúa cosechó un contundente respaldo para la Argentina, por lo que el Gobierno espera que sea el disparador de decisiones de inversión en el país de los empresarios españoles.

"Hago una expresa declaración de confianza política y económica en el presente y en el futuro de la Argentina y una ratificación de lo que significa un compromiso estratégico de la inversión española para el presente y el futuro", dijo ayer Aznar en una conferencia de prensa conjunta, al término de la primera reunión con De la Rúa en el Palacio de la Moncloa, sede del gobierno español.

En ese encuentro se decidió impulsar desde España y la Argentina una alianza estratégica entre la Unión Europea y el Mercosur.

En la reunión, a la que sólo asistieron los cancilleres de ambos países, Josep Piqué y Adalberto Rodríguez Giavarini, Aznar transmitió al mandatario argentino la decisión de España de fortalecer la relación bilateral por medio de lo que denominó una "alianza estratégica renovada" y un "diálogo político privilegiado".

Luego lo repitió en un cálido mensaje en un almuerzo ante la comitiva oficial, integrada por ministros, secretarios, gobernadores del oficialismo y la oposición, que se sorprendieron por el fuerte compromiso asumido por Aznar con la Argentina. Anteayer había sido el rey Juan Carlos quien había manifestado su vigoroso apoyo a nuestro país.

Compañías españolas han invertido 32.000 millones de dólares en los últimos 11 años en la Argentina, que equivale al 6 % de su producto bruto interno.

De la Rúa cumplió ayer su segunda jornada de intensa actividad en esta capital, donde hoy concluirá la visita de Estado de tres días luego de reunirse con el presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, que está en Madrid para recibir el premio Príncipe de Asturias.

Los problemas políticos

De la Rúa intentó evitar en todo momento hablar de la situación política de la Argentina, pero, sin embargo, ayer no pudo esquivarlo en la conferencia de prensa.

"Los problemas políticos han quedado absolutamente resueltos y la Alianza está unida y sólida, de modo que el problema de la renuncia del vicepresidente (Carlos Alvarez), que puede haber sugerido divisiones o fracturas, no se traduce en los hechos", dijo De la Rúa ante una pregunta sobre el impacto de la crisis política en la economía.

"Los partidos que integran la Alianza integran el gobierno, se han incorporado nuevos funcionarios de ambos partidos y los bloques parlamentarios actúan de consuno totalmente identificados", afirmó De la Rúa, que por la mañana en el Palacio de El Pardo no quiso responder una consulta sobre los dichos de Eduardo Duhalde, quien dijo que ya estaba preparado para gobernar.

El sol otoñal que ayer inundó con su calidez las calles y plazas madrileñas pareció brillar más fuerte para los hombres del Gobierno. Estaban exultantes al término de las rondas de reuniones con Aznar, que tuvo un gesto particular con De la Rúa y fue a escuchar su discurso a media mañana en el Palacio de las Cortes, sede del Congreso.

"Salto cualitativo"

Aznar señaló que con la visita de De la Rúa se produce "un salto cualitativo importante dentro de una relación de extraordinaria confianza y de compartir intereses estratégicos comunes en todos los ámbitos".

"Vamos a seguir avanzando permanentemente en el diálogo político privilegiado y dar todos los pasos necesarios desde el punto de vista político en los distintos ámbitos para que tenga el cauce más importante de expresión en nuestras relaciones" sostuvo Aznar.

El presidente español sostuvo que en la Argentina "se dan las condiciones de estabilidad, posibilidades económicas y seguridad jurídica e institucional convenientes para que siga siendo un foco atractivo para la inversión internacional y en especial española".

-¿En qué se basa la confianza casi sin límites de España por la Argentina, ya que los mercados se manifiestan muy escépticos? le preguntaron a Aznar.

"Se apoya en confianza política, institucional y económica y en el proceso iniciado en el gobierno de De la Rúa y en sus medidas económicas. Hay confianza en el rumbo de la economía y en el país y hay expectativas, a pesar de que en algunas ocasiones, quizá por razones coyunturales, puedan ser un poco más reducidas. De la Rúa ha tomado decisiones muy difíciles que denotan una determinación muy fuerte para que esa confianza en la economía argentina siga creciendo, y yo apuesto por ello."

De la Rúa destacó las diferencias con la Unión Europea por la subsistencia de los subsidios agrícolas y las barreras arancelarias, y Aznar dijo que hay que ponerse a trabajar porque esas no son cuestiones para obviar.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.