Conflicto de poderes por las sesiones de verano del Congreso

El Gobierno amplió las extraordinarias para poder imponer el temario legislativo
(0)
14 de diciembre de 2001  

El Poder Ejecutivo y el Congreso de la Nación quedaron ayer a las puertas de un conflicto de competencia sin precedente, que podría sumar más tensión política a la delicada situación del país.

Los senadores del PJ aprobaron en un trámite urgente el dictamen que propone la autoconvocatoria de la Cámara para habilitar la actividad legislativa sin restricciones durante el verano. Los diputados opositores ratificaron, luego, su intención de imitar ese procedimiento.

La semana próxima habrá sesión en los dos cuerpos y el proyecto podría ser sancionado, pese a que genera controversias entre los estudiosos del derecho constitucional.

Si eso se cumpliera, el justicialismo empezaría a hacer valer el dominio parlamentario que ostenta desde esta semana: quedaría en condiciones de tratar el tema que dispusieran sus legisladores. Pero, al mismo tiempo, el oficialismo adelantó que cuestionará ante la Corte Suprema cualquier norma aprobada en esas condiciones.

Como un intento de frenar esa embestida del PJ, el presidente Fernando de la Rúa firmó anoche el decreto 1642, que establece una prórroga de las sesiones extraordinarias en el Congreso hasta el 28 de febrero. Reemplaza su anterior decisión, en la que fijó el plazo entre el 6 y el 21 del actual.

La diferencia entre eso y lo que pide el peronismo es que durante las sesiones extraordinarias sólo se puedan tratar leyes impuestas por el Poder Ejecutivo.

Es costumbre que sea el Presidente el que determina si el Congreso sesiona o no durante el receso. El artículo 63 de la Constitución establece que las cámaras "podrán también ser convocadas extraordinariamente por el presidente de la Nación o prorrogadas sus sesiones". En el PJ consideran que esa línea los habilita a autoconvocarse. El oficialismo se opone al entender que una eventual prórroga debería resolverse con el período en curso, y ese plazo ya terminó.

El conflicto cobra más relevancia si se tiene en cuenta que se deben tratar temas tan trascendentes como el presupuesto.

El jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, intenta ahora negociar con las autoridades de las cámaras. Llamó a los justicialistas Ramón Puerta, presidente provisional del Senado, y a Eduardo Camaño, titular de Diputados, para avisarles que se extenderían las extraordinarias y que el Gobierno está dispuesto a acordar un nuevo temario para el verano.

"Transmití esa invitación a los jefes de los bloques. Ellos decidirán -explicó Camaño a LA NACION-. Lo que está decidido es que el miércoles habrá sesión." Camaño formará cuanto antes la Comisión de Asuntos Constitucionales (la presidirá el peronista Carlos Soria) para que se debata el proyecto de prórroga.

Los bloques justicialistas analizan enviar al Gobierno una lista de propuestas para ser incluidas en el temario de extraordinarias, pero se mostraron escépticos. La derogación de los poderes especiales cedidos en marzo último al Poder Ejecutivo es una de las intenciones primordiales del PJ.

Duro debate

Los nuevos senadores demostraron ayer una celeridad inusual para dar cauce al proyecto de prórroga que elaboró Jorge Yoma. La Comisión de Asuntos Constitucionales fue conformada anteanoche, con 14 peronistas, seis radicales y un provincial. A cargo quedó la santacruceña Cristina Fernández de Kirchner.

En el debate de ayer, el rionegrino Miguel Picheto defendió el argumento de que el Congreso tiene la facultad implícita de prorrogar sus sesiones, sobre la base del artículo 75 -inciso 32- de la Constitución, más el citado 63.

El cordobés Juan Carlos Maqueda expuso el costado político: "El país está en una situación de anemia institucional que obliga al funcionamiento del Congreso".

Por la UCR, respondieron María Colombo (Catamarca) y Raúl Alfonsín (Buenos Aires). "Aprobar una prórroga deja abierta a la decisión judicial toda ley que se apruebe", dijo el ex presidente.

El despacho estará en condiciones de ser aprobado por mayoría simple el jueves próximo.

En Diputados será más difícil. Si no se expide la comisión antes del miércoles, el PJ necesitará en la sesión el voto de tres cuartos de los presentes para habilitar el tema. Con dictamen, harían falta dos tercios.

El radicalismo hará todo lo posible por frenar el proyecto. "Si el PJ insiste nos presentaremos en la Justicia", indicó Fortunato Cambareri, flamante vicepresidente segundo de Diputados.

Opiniones cruzadas

Yoma (PJ)

  • Redactó el proyecto de prórroga. Considera que la Constitución faculta a los legisladores a autoconvocarse en su artículo 63 y en el 75, donde se habla de los poderes implícitos.
  • Alfonsín (UCR)

  • Advirtió que la prórroga generaría un conflicto de poderes. La UCR no niega la facultad de prorrogar las ordinarias, pero opina que debe votarse en el período en curso.
  • Colombo

  • Invitó a los legisladores del PJ a proponer un temario que podría ser incluido en la lista de proyectos que el Ejecutivo habilitará para el período extendido de extraordinarias.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.