Conti, una garantista a la Cámara alta

(0)
26 de junio de 2002  

Diana Conti tiene una virtud que podría transformarse en un problema para sus futuros pares en el Senado: dice siempre lo que piensa y no mide las consecuencias, reconoce.

Para reemplazar a Raúl Alfonsín (UCR) en la Cámara alta dejará el cargo que actualmente ocupa en el gobierno de Eduardo Duhalde: subsecretaria de Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia en la Jefatura de Gabinete.

Conti tiene 46 años, es divorciada y madre de dos hijos varones, de 14 y 18 años. Es abogada penalista, especializada en derecho internacional de los derechos humanos y psicóloga social.

Su padre académico es el penalista Raúl Eugenio Zaffaroni y su padre político, el vicejefe de gabinete, Juan Pablo Cafiero.

De Zaffaroni, referente del llamado garantismo, fue socia durante años en un estudio jurídico. Y a "Juampi" Cafiero lo conoció cuando, junto con el ex vicepresidente Carlos "Chacho" Alvarez, la consultaron por una causa por injurias que le habían iniciado a raíz de una denuncia por corrupción que los entonces diputados del Frente Grande habían presentado.

Derechos humanos

Hija de un sindicalista del gremio de la alimentación y de una madre con formación socialista, durante la dictadura luchó por el respeto de los derechos humanos desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y trabajó en el Hospital José T. Borda.

Su militancia partidaria empezó allá por 1993, cuando Juampi Cafiero llevó el Frente Grande (hasta entonces un fenómeno porteño) a la provincia de Buenos Aires. Con sus hijos y su perro, Conti vive en una casa en Olivos.

Antes de ser diputada nacional por el Frepaso (1997-1999), fue secretaria de la Cámara del Crimen, secretaria del Departamento de Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y docente de la UBA.

Renunció a su banca en la Cámara baja para asumir como subsecretaria de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, durante el gobierno de Fernando de la Rúa. Mientras ocupó ese cargo, entre enero de 2000 y diciembre de 2001, enfrentó con éxito la huelga de hambre de los presos de La Tablada y realizó la digitalización de los archivos de la Conadep, entre otras cosas.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?