Dos años después. Continúa impune la toma de la comisaría