Continuaron los intentos de saqueo

En Mendoza, Rosario y Concordia se repartieron bolsas con alimentos para controlar los disturbios frente a los comercios
(0)
18 de diciembre de 2001  

El reparto de bolsas con comida, ayer, sirvió para amortiguar en parte los intentos de saqueo a supermercados, pero la cantidad de personas reunidas en Concordia, Rosario y Mendoza en procura de alimentos provocó nuevamente incidentes.

Justamente, en Rosario dos policías provinciales resultaron heridos de bala en los disturbios. En esa ciudad se entregaron 2000 bolsas con alimentos, pero las autoridades locales requirieron al gobierno nacional el reparto de 40.000 bolsas en los próximos días para calmar la situación.

También en Concordia volvieron a ocurrir escaramuzas, después de que el hipermercado Norte entregó 1500 bolsas con comestibles. Dado que los manifestantes superaban las 2000 personas, quienes no obtuvieron los alimentos se enfrentaron con la policía.

En tanto, 24 personas fueron detenidas ayer durante el quinto día consecutivo de enfrentamientos entre desocupados y policías, debido a una sucesión de nueve intentos de saqueo a supermercados de Mendoza, Las Heras, Guaymallén y Godoy Cruz.

Fuentes del gobierno mendocino conjeturaron durante el fin de semana que punteros del PJ estarían detrás de los saqueadores, pero ayer el ministro de Justicia y Seguridad, Leopoldo Orquin, aseguró: "No me consta que el justicialismo ni ningún otro partido esté fogoneando los saqueos".

Debido a la escalada de incidentes se reunieron ayer directivos de la Cámara Argentina de Supermercados y de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios.

Voceros de esas entidades comentaron que sólo hoy tomarán una posición sobre la situación que se mantiene frente a las instalaciones de sus asociados.

Enfrentamientos y heridos

En Rosario, ocho heridos, cinco manifestantes y tres policías, y dos detenidos fue el resultado de una refriega que protagonizó ayer por la tarde un grupo de piqueteros que intentaba cortar el tránsito en la avenida principal de Empalme Graneros, el barrio donde el viernes pasado hubo un intento de saqueo, al ser reprimidos por la policía.

Sin embargo, su intención de interrumpir el paso de vehículos encendiendo cubiertas sobre la cinta asfáltica fue desalentada por la policía, que en gran número arribó al lugar a poco de que comenzó la concentración, efectuando disparos de balas de goma.

La represión policial obligó a la gente a dispersarse. Hubo corridas y se escucharon detonaciones de armas de fuego.

Al comprobar que desde la villa de emergencia les estaban efectuando disparos, los efectivos policiales, pertenecientes al Cuerpo Guardia de Infantería, se replegaron, refugiándose detrás de un alto terraplén del ferrocarril en desuso, y pidieron refuerzos, al tiempo que se protegían calzándose cascos y chalecos antibalas.

La situación fue similar a la vivida en Concordia, donde diversos sectores consultados por La nacion coincidieron en que solamente hace falta "encender la mecha" con algún acto violento para que se produzca una explosión social.

En los últimos incidentes se escucharon detonaciones de armas de fuego.

En esa ciudad entrerriana ayer fue el tercer día consecutivo de intentos de saqueo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.