Córdoba: desafectan a otros 23 efectivos

(0)
18 de enero de 2014  

Atrás quedaron las dudas y el miedo ante la posibilidad de una nueva protesta policial, que se disipó en menos de 24 horas. El movimiento de un grupo de efectivos de las fuerzas de seguridad para volver a generar una situación de caos en la provincia quedó desarticulado por el momento. Así lo aseguraron ayer el gobierno nacional y el provincial, tras el trabajo conjunto que contó con el envío de 1000 gendarmes como prevención.

Con la paz social asegurada, el gobierno provincial continuó con la purga policial. José Manuel de la Sota firmó ayer los decretos en los que se estableció que 23 efectivos –cinco oficiales superiores, 12 oficiales jefes, tres oficiales subalternos y tres suboficiales– fueran desafectados de la fuerza, y argumentó que se trató de una "reestructuración" de la institución dispuesta para este año.

Tras el desembarco del secretario de Seguridad, Sergio Berni, y la Gendarmería, el primero en llevar tranquilidad después de varias horas de incertidumbre fue el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que en su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada, sostuvo que la situación en Córdoba "está debidamente resuelta". El jefe de los ministros también informó que no hay situaciones similares en otras provincias y aseguró que existe un "monitoreo de Córdoba y Entre Ríos [ver aparte]", ante posibles autoacuartelamientos.

Desde el gobierno provincial, el ministro de Gobierno y Seguridad, Walter Saieg, manifestó que la situación en la policía es de "absoluta normalidad" en toda la provincia, y destacó que la presencia de la Gendarmería llevó "tranquilidad". "No hay malestar en la fuerza", dijo el funcionario, que relató que se trató de un grupo "minúsculo" de policías que pretendió forzar un nuevo acuartelamiento.

La posibilidad de una nueva huelga de las fuerzas de seguridad fue detectada el miércoles por las autoridades policiales, lo que motivó al Tribunal de Conducta Policial provincial a separar de la fuerza a cuatro efectivos que fueron sindicados como instigadores del intento de sublevación.

Ayer, ese mismo organismo dispuso también el pase a situación pasiva de una agente del Servicio Penitenciario por el mismo motivo. Los cinco agentes habrían intentado el alzamiento como respuesta a la inminente detención de 16 policías imputados como presuntos autores de "desobediencia a la autoridad e instigación a cometer delitos, lo que finalmente ocurrió anteayer, por decisión del fiscal Raúl Garzón.

Mientras que el representante del Ministerio Público Fiscal se prepara para comenzar a indagar a los 17 detenidos –16 efectivos y una ex agente–, desde pasado mañana, la causa judicial que investiga los saqueos que ocurrieron los días 3 y 4 de diciembre, que dejaron como saldo un muerto, más de 100 heridos y 1000 comercios destruidos más detenciones, avanza y podría desembocar en nuevos pedidos de detenciones, según dijo ayer Garzón.

Hasta el momento, son 54 las personas procesadas, entre civiles y policías.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.