Corrientes mostrará el primer acto de un agitado año electoral

Pasado mañana se elegirá gobernador
(0)
30 de septiembre de 2005  

CORRIENTES.- En un principio, ningún indicio permite adjudicarle a esta provincia el cartel de "kirchnerista". En 2003, aquí ganó Carlos Menem; el gobernador, Ricardo Colombi, se reivindica como radical; el candidato oficialista, Arturo Colombi, primo del mandamás local, también se jacta de su pertenencia a la UCR; el líder opositor, Raúl Romero Feris, trae historias de buen diálogo con el menemismo, y el principal postulante de la oposición, Carlos Rubín, fue a pescar el último lunes con Eduardo Duhalde.

A pesar de todos estos datos, el Gobierno festejará si pasado mañana el oficialista Frente de Todos mantiene la gobernación correntina, en unos comicios que se convertirán en el primer examen electoral del año para la Casa Rosada. Corrientes seleccionará pasado mañana un nuevo gobernador y 12 intendentes.

Las elecciones legislativas quedarán para el 23 de octubre, junto con una eventual segunda vuelta (que se producirá si ningún candidato obtiene el 50% de los votos).

El Frente de Todos postula a Arturo Colombi, a quien apoyan Kirchner, el gobernador Ricardo Colombi y una alianza de partidos que incluye a la UCR y al PJ oficial.

Enfrente, Unidos por Corrientes propone al peronista Carlos Rubín, a quien apoyan Duhalde, el ex gobernador Raúl Romero Feris y una coalición de 12 partidos.

En tercer lugar, supuestamente poco relevante en la primera vuelta, pero sensible por si la elección se vuelve reñida y hay ballottage, aparece Proyecto Corrientes, que lleva a Gustavo Canteros como candidato.

Con este escenario, el Presidente vino el último lunes para brindar su apoyo a los Colombi, con quienes mantiene una buena relación. El gobernador local, Ricardo Colombi, no consiguió reformar la Constitución para permitir al menos una reelección, de modo que impulsó como candidato a su primo, Arturo, actual ministro de Obras Públicas. El será candidato a diputado, detrás de dos peronistas.

Curioso futuro: si los tres primeros del oficialismo ingresaran en la Cámara baja, dos irían al bloque kirchnerista y el tercero, al radical.

Este es parte del beneficio que obtiene la Casa Rosada: el armado electoral en Corrientes le permitiría al Gobierno sumar al menos dos diputados a la bancada kirchnerista.

Pero la ganancia es mutua: el último lunes, el Presidente prometió inversiones por 1800 millones de pesos en la provincia. Así, Kirchner encuentra en Corrientes un gobernador amigo con posibilidades de triunfo. A la autoadjudicación de la posible victoria le suma la inclusión de gente propia en las listas oficialistas.

"Plata fresca"

Para Colombi, llevarse bien con el Presidente implica plata fresca para obras.

"Yo no soy kirchnerista, sino radical, pero lo que me importa es la provincia. Corrientes tiene que estar integrada a la Nación. La visión macro no nos interesa. Hay que ser inteligente para tener la mejor relación, porque Corrientes necesita caminos, energía, gas", dijo el gobernador Colombi a LA NACION.

Algo similar opinó su primo, el candidato Colombi: "La relación con Kirchner tal vez sea difícil de entender, pero es lo mejor que encontramos y nos sirve a todos".

El optimismo oficial se sustenta sobre algunas encuestas que los opositores de Unidos por Corrientes no aceptan.

Rubín, que hace cuatro días se fue a pescar y a jugar al ajedrez con Duhalde ("Me dijo que estaba contento de que hubiera un peronista con posibilidades de ser gobernador", contó), señaló que sus proyecciones apuntan al ballottage y desestimó que fuera a ser un "títere" de Raúl Romero Feris.

"Ese es el discurso del oficialismo porque quiere aprovechar el rechazo de una parte de la población hacia Tato. Yo tengo personalidad. Romero Feris y su Partido Nuevo son parte de un acuerdo que incluye 11 partidos más", comentó.

Con líderes nacionales y locales pendientes de los comicios, Corrientes vivirá pasado mañana el primer acto de un año electoral.

Será Arturo Colombi contra Rubín. O Ricardo Colombi contra Romero Feris, que también apoya la reelección de su mujer, Nora Nazar, como intendente de la capital.

O, aunque las particularidades de esta provincia indiquen que nacionalizar las elecciones puede ser un error, Kirchner contra Duhalde.

Así están planteadas las cosas.

Desestiman denuncias

CORRIENTES (De un enviado especial).- Luego de cinco días en los que hasta llegó a hablarse de una posible suspensión de las elecciones por causa de una denuncia de fraude con los padrones, anoche, finalmente, la Junta Electoral Provincial de Corrientes desestimó las quejas que sostenía parte de la oposición y, así, dio el OK para que pasado mañana se desarrollen los comicios locales.

Según la versión judicial, las denuncias eran "infundadas". "Se detectaron 9000 irregularidades. Hay gente inscripta en los padrones de Chaco y de Corrientes, y como 1000 mayores de 105 años que aparecen en condiciones de votar. Esto es como las brujas; dicen que no existen, pero?", se quejó Carlos Rubín, candidato del opositor Unidos por Corrientes, en una charla con LA NACION.

En el oficialismo, tanto el gobernador Ricardo Colombi como el postulante a gobernador por el Frente de Todos, Arturo Colombi, rechazaron las acusaciones y aprobaron la decisión de la Justicia.

"Va a ser tal la paliza que les vamos a dar el domingo que no habrá ninguna posibilidad de que hablen de fraude", opinó el gobernador. "Denuncian porque pierden", agregó su primo.

El fiscal Flavio Ferrini, que fue quien tomó la denuncia efectuada por el correntino Amílcar Paladini, consideró que "había motivos para investigar", aunque luego dijo: "Probablemente, el problema sea que los padrones aún no fueron depurados. De aquí al domingo próximo hay tiempo para que, si en el padrón hay personas fallecidas, eso se corrija".

En los próximos comicios correntinos habrá 622.646 personas habilitadas para elegir gobernador. También se seleccionarán 12 intendentes y 8 concejales de la capital provincial.

Especial relevancia tienen los comicios a intendente de la ciudad de Corrientes, donde la mujer de Raúl "Tato" Romero Feris, Nora Nazar, buscará su reelección contra el candidato del Frente de Todos, Carlos Vignolo.

Se presenta casi como un plebiscito del poder romerista, ya que la capital cuenta con un tercio de los electores de la provincia. Una lluvia corta pero torrencial complicó ayer el cierre de las campañas electorales.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?