Coto: la situación es peor que en 1989