Crece el desprestigio de la Corte Suprema, según una encuesta de la Universidad de San Andres

Se trata de una de las instituciones pero vistas por la opinión pública, con un nivel de insatisfacción que supera el 70%, según el relevamiento de UdeSA
Se trata de una de las instituciones pero vistas por la opinión pública, con un nivel de insatisfacción que supera el 70%, según el relevamiento de UdeSA Fuente: Archivo
María Paula Etcheberry
(0)
22 de octubre de 2019  • 10:20

Los recientes fallos de la Corte Suprema despertaron polémica en las últimas semanas. Según una encuesta de la Universidad de San Andrés (UdeSA), se trata de una de las instituciones peor vistas por la opinión pública, con un nivel de insatisfacción que supera el 70%. Para los especialistas, este desprestigio se explica por un "efecto contagio" derivado de la mala imagen del Poder Judicial y los jueces en general.

Concretamente, el 50% de los encuestados se mostraron insatisfechos con el desempeño de la Corte, y el 27% se manifestó "muy insatisfecho". Solo el 13% dijo estar satisfecho, y el 10% restante aseguró que "no sabe".

La encuesta también mide la percepción sobre el Senado, la Cámara de Diputados, y el Poder Ejecutivo, todos con índices levemente mejores que el del organismo judicial.

Además, otra medición del mismo estudio señala que, entre distintos actores sociales, los jueces son el sector peor visto, con sólo 12% de imagen positiva, y el mayor diferencial negativo (-65%).

¿Hasta qué punto inciden los recientes fallos adversos al Gobierno en la percepción negativa sobre la Corte Suprema? La mayoría de los especialistas consideran que tienen una influencia menor, y que el desprestigio está vinculado a la mala imagen de la Justicia en general.

"La mala imagen es anterior a los fallos. La Corte arrastra una imagen negativa desde enero de 2016, asociada al intento de incorporar a algunos jueces mediante decreto [en referencia al decreto presidencial que nombraba a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz]. El problema no fue la idoneidad de los postulantes, sino la forma", explicó a LA NACIÓN el politólogo Diego Reynoso, director de la encuesta que publicó la UdeSA.

Sin embargo, hay quienes creen que las recientes decisiones de la Corte sí impactan sobre su imagen: "Ha habido fallos de la Corte que crean la percepción de estar contra el Gobierno y eso la perjudica", indicaron fuentes judiciales.

Para Reynoso, una de las claves para entender el fenómeno radica en el mal desempeño de la Justicia en general. "El sistema judicial en un todo está en problemas en cuanto a su reputación. Los jueces son los que peor imagen tienen, aunque otros sectores como los sindicalistas o empresarios también tengan mala imagen", apuntó.

En el ámbito judicial, comparten el diagnóstico y advierten sobre la falta de diferenciación entre los distintos organismos de la Justicia. "Lo que prevalece es lo que piensa la opinión pública sobre el desempeño del Poder Judicial en general y no tanto sobre la Corte, cuyas decisiones son sofisticadas y técnicas. La Corte resuelve cuestiones complejas y sus decisiones muchas veces no son conocidas. Sólo se conocen los fallos más espectaculares", afirmó el excamarista León Arslanian.

"La mala imagen de la Justicia afecta al común de la gente, que no separa ni distingue entre la generalidad de los tribunales, los juicios a los funcionarios que aparecen en los medios y la Corte Suprema", agregó el abogado y juez Ricardo Gil Lavedra.

"Se ve afectada por el muy mal sistema de enjuiciamiento. La Corte paga un costo por ser la cabeza de un sistema que en general funciona mal", expresaron fuentes vinculadas a la Justicia.

El desprestigio de la Corte no siempre fue tan pronunciado. En octubre de 2017, su imagen positiva tuvo un pico que rozó el 30% de satisfacción. Según Reynoso, esta mejora fue consecuencia de la victoria oficialista en las elecciones legislativas: "fue un efecto contagio de una imagen positiva en general del Gobierno, que tuvo un buen desempeño en las elecciones de medio término. La aprobación del Gobierno alcanzó el 66% en ese momento y eso se trasladó al resto de los poderes", explicó.

Otro momento de buena imagen para la Corte fue la última etapa del kirchnerismo. "La Corte tenía una imagen de independencia y pluralidad durante el kirchnerismo. Lorenzetti fue bastante rebelde. Nunca se alineó. Eso jugó favorablemente a la reputación de la Corte", afirmó Reynoso.

"La Corte entre los años 2003 y 2015 había conseguido recuperar un alto grado de prestigio dentro de la sociedad. Es muy importante reconstruir esa credibilidad, mostrando que los casos se analizan con objetividad e imparcialidad", completó Gil Lavedra.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.