Crece el gasto social, pero los índices de pobreza no mejoraron