Política económica. Crece el hábito de anotar los precios