Crecen los cuestionamientos por la designación de Milani en el Ejército

El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y diversos organismos de derechos humanosreclamaron que sea "esclarecido" su papel en la dictadura; en el Gobierno descartan dar marcha atrás
Mariana Verón
(0)
16 de julio de 2013  

El Gobierno cerró filas ayer en defensa del ascenso del general César Milani como nuevo jefe del Ejército después de que un grupo de representantes de organismos defensores de derechos humanos y ex presos políticos cuestionaran duramente su responsabilidad durante la última dictadura militar.

Una de las primeras reacciones por el pasado de Milani en la represión ilegal fue la del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, que reclamó al Gobierno que revise la designación del general al frente del Ejército, decisión que tomó la presidenta Cristina Kirchner apenas renovó el Ministerio de Defensa con la llegada a ese cargo de Agustín Rossi.

"Es una persona que tiene situaciones en su vida profesional que son dudosas y comprometidas. Pedimos una revisión", apuntó Pérez Esquivel en declaraciones radiales.

"Para nosotros es preocupante la designación de una persona sobre la que todas las señales hablan de que estuvo involucrada en la época de la represión", planteó el presidente del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj).

A él se sumó un grupo de organismos que plantearon que Milani era "un personaje de oscuro prontuario represivo". La Asociación de Profesionales en Lucha, la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, el Colectivo de Abogados y Abogadas Populares La Ciega, el Colectivo Memoria Militante, Hijos La Plata, Liberpueblo y la Unión por los Derechos Humanos relacionaron a Milani con su participación en el Operativo Independencia, en Tucumán.

Además, señalaron que entre los hechos en los que aparece involucrado Milani está su responsabilidad como subteniente especializado en inteligencia en el Batallón de Ingenieros de Construcción 141 de La Rioja, en comisión en Tucumán, entre febrero de 1976 y febrero de 1977, según destacaron en un comunicado conjunto.

"Ha sido también denunciado como consustanciado con los levantamientos «carapintadas» en los 80, y su condenable carrera la ha desempeñado en el área de Inteligencia del Ejército, cuya conducción ejerce desde 2007", plantearon los organismos. "El nombramiento de Milani es la representación práctica y simbólica de la continuidad de la impunidad", apuntaron.

Las denuncias contra el nuevo jefe del Ejército fueron ratificadas ayer por ex presos políticos de La Rioja, después de que se conociera que Milani aparecía involucrado en el informe de la Comisión Provincial de Derechos Humanos de La Rioja, elaborado en 1984, una suerte de Nunca Más local. Allí, Milani fue mencionado en el caso de la desaparición del soldado Alberto Ledo. El programa Periodismo p ara todos, anteanoche, contó con el testimonio de Álvaro Illáñez, un testigo que involucra al militar en esa desaparición. Entonces, el soldado era secretario de Milani. En el informe figura el relato de Ramón Alfredo Olivera, que sostiene que durante su detención en un centro clandestino fue llevado a declarar ante un juez y quien se ocupó de su traslado fue Milani.

En contraposición, tanto desde Madres de Plaza de Mayo como desde Abuelas o los organismos más afines al Gobierno evitaron cuestionar el ascenso del nuevo jefe del Ejército. El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que dirige Horacio Verbitsky, aclaró en una carta pública que "no impulsa, promueve o defiende ascensos en el ámbito militar", como respuesta a un editorial de LA NACION. Sobre las denuncias contra Milani, el organismo informó que había pedido "al Senado que investigue los antecedentes de César Milani para despejar dudas acerca de su actuación". El CELS se remitió a la respuesta que había dado a la Cámara alta cuando se debatieron los ascensos. En ese expediente informaron que "no existe en los archivos" del CELS "información que pudiera vincular a los oficiales" promovidos, entre ellos, Milani.

En medio de la controversia, ayer el Gobierno guardó silencio. De todas maneras, fuentes oficiales de Defensa y de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación ratificaron que por ahora no está en los planes de la Casa Rosada revisar el nombramiento de Milani. "Lo que aparecen son rumores. No hay causas judiciales", explicó una fuente que pidió el anonimato.

Del editor: qué significa.

Las críticas tienen dos destinatarios: el militar, sobre quien pesan graves imputaciones, y el Gobierno, que lo promovió pese a conocer su pasado y el detalle de sus bienes.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.