Rumbo a 2013. Cristina apuesta a la división de sus opositores