El escenario. Cristina, Chávez y una identificación cada vez mayor