Durante un acto en Avellaneda. Cristina cuestionó la intolerancia en pleno conflicto con el agro