Cristina Kirchner acusó al Gobierno de estar detrás del plan para reabrir la denuncia de Nisman por la AMIA