Cristina Kirchner habló de "otra década más" para el modelo y negó un "fin de ciclo"

Cristina Kirchner hizo una defensa cerrada de su gestión y planteó que el kirchnerismo debería gobernar una década más
Cristina Kirchner hizo una defensa cerrada de su gestión y planteó que el kirchnerismo debería gobernar una década más Crédito: Presidencia de la Nación
Ante una Plaza de Mayo colmada, la jefa del Estado defendió en cadena nacional su gestión y cuestionó duramente a la oposición; se mostró junto a todo su gabinete, gobernadores y dirigentes
(0)
26 de mayo de 2013  • 00:42

La Presidenta celebró los diez años de gestión kirchnerista con un imponente acto en la Plaza de Mayo y planteó que su proyecto político debería durar una década más. Desde un escenario instalado frente a la Casa Rosada, y acompañada por un nutrido grupo de funcionarios, gobernadores y dirigentes, Cristina Kirchner negó que exista un "fin de ciclo" y sin medias tintas aseguró: "A esta década ganada queremos que le siga otra más".

La jefa de Estado habló por cadena nacional durante casi 40 minutos, en los que exigió su voz al límite en reiteradas oportunidades, hizo un subjetivo repaso por los 203 años de historia argentina desde la Revolución de Mayo y cuestionó duramente a la oposición. Defendió medidas de su Gobierno como la última reforma política y los flamantes cambios introducidos en el Poder Judical y llamó a la "unidad de los argentinos".

En el escenario estuvo acompaña por su hijo Máximo, el vicepresidente, Amado Boudou, todos los ministros de su gabinete, dirigentes políticos y gobernadores alineados con la Casa Rosada.

"A esta década ganada queremos que le siga otra más", aseguró Cristina Kirchner al promediar su discurso, que comenzó pasadas las 18, luego de que se sucedieran en la Plaza de Mayo varios artistas musicales. "No soy eterna, lo he dicho muchas veces y tampoco lo quiero ser -afirmó-. Pero es necesario empoderar al pueblo y a la sociedad de estas reformas y conquistas para que ya nunca nadie más se los pueda arrebatar".

En los primeros minutos de su discurso, la Presidenta recordó a Néstor Kirchner como "el presidente menos votado de todos los procesos democráticos de elecciones", y remató: "Sin embargo, vino a encabezar el procesos de transformación y cambio más importante de las últimas décadas". El gobierno apostó todo al acto por los diez años de gestión, que coincidió con el 203° aniversario de la Revolución de Mayo.

Video

Al hacer un breve repaso de la histora argentina, señaló que los "verdaderos cerebros" de la Revolución de Mayo" fueron "[Domingo] French, [Antonio] Berutti, [Mariano] Moreno y [Bernardo de] Monteagudo". "Veo en ustedes las caras de otros jóvenes", le habló a la militancia, que colmó la plaza. Según cálculos de la Policía Federal, durante todo el día recorrieron el microcentro porteño cerca de 650.000 personas.

La Presidenta aseguró que el país cambió radicalmente entre 1945 y 1955, durante los dos primeros mandatos de Juan Perón, y afirmó: ""Después de Perón y Evita, [Néstor Kirchner y yo] fuimos los más difamados y ultrajados".

"Soy la personas más difamadas y ultrajados después de Perón y Evita", aseguró Cristina

Cristina Kirchner no evitó cuestionar a los medios de comunicación, como es habitual es sus discursos. "Muchas veces en letras de molde que hablan del kirchnerismo y el fin de ciclo, y yo me pregunto ¿el cambio de un gobierno por otro es fin de ciclo o se refieren a que cuando yo me vaya se va acabar todo lo obtenido en esta década ganada?", cuestionó.

Planteó que en la Argentina existen sectores que "quieren dividir a los argentinos, instaurar climas de división de insulto, agravio y odio permanente". "No van a poder conmigo, no van a escuchar una sola palabra de ofensa", planteó.

Por minutos reparó en la economía y hasta habló de la inflación. "Los precios los fijan los empresarios y los grandes monopolios" y no "el Estado y los gobiernos".

Medidas

También se refirió a la última dictadura militar, y celebró los procesos judiciales contra los represores acusados de delitos de lesa humanidad. "Es cierto que están en prisión, están purgando penas y hay procesos que se abren todos los días, pero todavía no pudimos encontrar a todos los hijos y nietos, y esa es una materia pendiente", subrayó.

Durante su intervención, la Presidenta defendió dos medidas clave tomadas en su gestión: la implementación de las internas abiertas y obligatorias previo a las elecciones generales y la flamante reforma judicial, que se votó en el Congreso en las últimas semanas. Sobre esta iniciativa, la jefa de Estado mencionó la necesidad de "democratizar al tercer poder del Estado" y apuntó sobre el proyecto que reforma el Consejo de la Magistratura para que sus integrantes sean elegidos por el voto popular. "¿ A quien puede molestarle, cómo pueden negarle el derecho a 40 millones de personas a elegir a sus representes en ese órgano que elige y remueve jueces", se preguntó.

Cristina subió al escenario apenas pasadas las 18. Vestida de negro, saludó a la militancia recorriendo el estrado mientras en los parlantes sonaba la canción "Rezo por vos" de Charly García. Luego cantó el himno nacional, interpretado por el grupo de percusión La Bomba de Tiempo y el bandoneonista Chango Spasiuk.

Antes de acercase a Plaza de Mayo, donde llegó cerca de las 16.30 en helicóptero, la Presidenta participó en el tedeum en la Basílica de Luján junto al arzobispo Agustín Radrizzani.

Durante la homilía, Cristina escuchó citas al papa Francisco en reiteradas ocasiones, referencias a la pobreza en el país y llamados por la paz, por parte de Radrizzani. "La Argentina de hoy tiene demasiados pobres y excluidos, los cuente quien los contare. Lo que hay detrás de los números son personas, hombres y mujeres, ancianos, jóvenes y niños. No se trata sólo de un problema económico o estadístico. Es primariamente un problema moral que nos afecta en nuestra dignidad más esencial", expresó el arzobispo, apelando a un discurso del entonces obispo Jorge Bergoglio, del 2010, frente a la atenta mirada de la jefa de Estado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.