Cristina intenta que la pelea con los buitres le dé poder para 2015