Tras el triunfo, Cristina Kirchner volvió a pedir autorización para viajar el viernes a Cuba para ver a Florencia

La exmandataria quiere viajar del 1 al 11 de noviembre
La exmandataria quiere viajar del 1 al 11 de noviembre
(0)
28 de octubre de 2019  • 11:07

El día después de conocer que será la próxima vicepresidenta de la Argentina a partir del 10 de diciembre, la exmandataria Cristina Kirchner volvió a pedir hoy autorización a la Justicia para viajar del 1° al 11 de noviembre a Cuba para visitar a su hija Florencia, que permanece internada en la isla por problemas de salud.

Fuentes judiciales confirmaron a LA NACION que Cristina Kirchner ya le pidió permiso a los tribunales orales que llevan adelante algunos de los expedientes en los que está acusada por distintos hechos de corrupción. A través de su defensa, la expresidenta envió la solicitud al Tribunal Oral Federal (TOF) N°2, que la juzga por supuestos delitos cometidos con la adjudicación de obra pública nacional en Santa Cruz durante su gobierno.

Su abogado, Carlos Beraldi, también presentó el pedido ante el TOF N°, que quedó a cargo hace algunas semanas del juicio oral por los cuadernos de las coimas , un proceso que demorará, por lo menos, hasta 2020 en comenzar. Está previsto que, en las próximas horas, los tribunales le concedan su pedido para viajar a Cuba, tal como ocurrió en otras seis ocasiones previas.

Florencia Kirchner está en Cuba desde marzo, donde enfrenta un tratamiento médico sobre el que poco se conoce. Lo que se sabe sobre la hija de la exmandataria es lo que comunicó semanas atrás su abogado Beraldi, quien indicó que Florencia "cumple un tratamiento de salud" en La Habana y que seguirá haciéndolo "hasta que le den el alta".

Florencia, quien fue elevada a juicio junto con su madre en las causas Hotesur y Los Sauces, viajó a Cuba en marzo para hacer un curso de guion de cine y desde entonces no volvió. Cristina Kirchner viajó ya seis veces este año para verla. Según los informes médicos presentados al tribunal, la menor de los Kirchner tiene un linfedema, una depresión profunda y bajo peso corporal.

El frente judicial

Si como senadora ya era complejo el trámite para que se ejecuten los siete pedidos de prisión preventiva que pesan en su contra, como vicepresidenta electa su libertad está prácticamente asegurada mientras el peronismo mantenga su mayoría en el Congreso.

La detención de una vicepresidenta en ejercicio solo puede ocurrir después de un juicio político en el Congreso que la destituya de ese cargo. La ley de Fueros, sancionada en 2000 después del escándalo por los sobornos en el Senado, establece que en el caso del presidente o vice no alcanza solo con el desafuero (como ocurre con los legisladores), sino que estos funcionarios tienen que ser removidos de sus cargos mediante un juicio político antes de ser detenidos.

Las causales para iniciar un juicio político contra una vicepresidenta incluyen conductas que justifiquen un mal desempeño, la comisión de un delito durante el ejercicio de su cargo o la comisión de un delito fuera del cargo que ejerce en ese momento.

A diferencia del desafuero, el juicio político incluye distintas etapas: desde la aprobación en comisión y luego la votación en el recinto hasta el juicio político en sí mismo. Durante ese proceso, la Cámara de Diputados se transforma en el ente encargado de la acusación. Desde la llegada de la democracia nunca han prosperado los pedidos de juicios políticos contra presidentes y vicepresidentes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.