Cristina Kirchner quedó imputada en la causa por la ruta del dinero K

Lo dispuso el fiscal Marijuan, que investiga a Lázaro Báez, preso por presunto lavado de dinero; la decisión se conoció después de que Leonardo Fariña declaró como arrepentido, apuntó contra el empresario y relató el rol de la ex familia presidencial
Hugo Alconada Mon
(0)
10 de abril de 2016  

Cristina Kirchner
Cristina Kirchner Fuente: Archivo

La ex presidenta Cristina Kirchner quedó imputada en la causa por presunto lavado de activos que protagonizan el empresario patagónico Lázaro Báez por la llamada ruta del dinero K, confirmaron a LA NACION tres fuentes judiciales al tanto de la investigación, que está desde el viernes bajo secreto de sumario.

De este modo, a exactamente cuatro meses de haber abandonado la Casa Rosada, la ex funcionaria pasó a engrosar la lista de kirchneristas imputados en causas de presunta corrupción. Ayer se recluyó en su casa de El Calafate y no se pronunció sobre la novedad judicial.

El fiscal Guillermo Marijuan decidió incorporar a la ex presidenta a la investigación, aunque no precisó si le imputaba presuntas maniobras de lavado de activos u otras figuras más cercanas al encubrimiento o el incumplimiento de los deberes de funcionario público tras enterarse de ilícitos cometidos por Néstor Kirchner , junto a Báez.

Marijuan tomó la decisión de imputar a la ex presidenta tras escuchar durante horas la declaración ante el juez Sebastián Casanello de Leonardo Fariña, quien se acogió a la figura del arrepentido.

A lo largo de las más de 12 horas que declaró ante el juez, Fariña concentró su testimonio en los roles de figuras centrales. Báez, quien ya se encuentra detenido en la causa, y Kirchner, al que identificó como el cerebro detrás de la operatoria.

Fariña, que quedó bajo la lupa judicial junto al ex dueño de la financiera SGI o "La Rosadita", Federico Elaskar, también mencionó el actual diputado Máximo Kirchner, quien asumió las riendas de los negocios familiares tras la muerte de su padre y mientras su madre continuaba en la Casa Rosada, aunque el fiscal Marijuan no lo habría incorporado a la lista de cerca de 15 nuevos imputados.

Por el contrario, las declaraciones de Fariña sí arrastraron al ex ministro de Planificación Federal y actual diputado Julio De Vido, señalado por irregularidades en la obra pública que obtuvo Báez durante años con supuestos sobreprecios. También provocaron la imputación del entonces presidente del Banco Nación, Juan Carlos Fábrega, por el fideicomiso multimillonario que se otorgó a Austral Construcciones.

Fariña no agotó allí sus señalamientos, según reconstruyó LA NACION. También apuntó contra el financista Ernesto Clarens, dueño de la financiera Invernes y de Credisol, señalada como una de las empresas que habría alquilado habitaciones, sin usarlas, en el hotel Alto Calafate de los Kirchner.

A lo largo de su indagatoria, Fariña trazó una versión de cómo reaccionó la familia Kirchner y su entorno empresarial a la muerte del ex presidente. Fue entonces cuando Báez habría comenzado a sacar dinero del país, lo que según Fariña derivó en una conversación del empresario con la jefa del Estado que sospechaba de sus acciones tras un supuesto aviso de la embajada de los Estados Unidos.

"Yo se lo negué", afirmó Fariña que le dijo Báez sobre su respuesta a la Presidenta. Para de inmediato pedirle al valijero que, a partir de entonces, se movieran con más sigilo.

La nueva imputación a la ex presidenta se concretó sólo cinco días antes de que deba presentarse a prestar declaración indagatoria en los tribunales de Comodoro Py por las ventas del dólar futuro del Banco Central.

La indagatoria prevista para este miércoles podría, sin embargo, quedar suspendida. Dependerá de la Cámara Federal porteña, que analizará mañana si confirma al juez Claudio Bonadio al frente de la investigación o si, por el contrario, acepta su recusación planteada por la defensa.

La imputación contra Cristina Kirchner por su presunto rol en la llamada ruta del dinero K es apenas el primer paso en un camino que los investigadores descuentan que será largo. "Para llegar a la indagatoria habrá que trabajar mucho", indicó una de las fuentes consultadas.

Según reconstruyó LA NACION, Fariña aportó nuevos y precisos detalles sobre algunas de las operaciones que la Justicia ya investigaba. También identificó a personajes involucrados en la operatoria.

Fariña contó detalles sobre los contratos de obra pública que acumuló Báez durante la última década, los presuntos sobreprecios que obtuvo del Ministerio de Planificación Federal y la connivencia de otros organismos del Estado. Entre otros, la Sigen -donde la número dos era la esposa de De Vido-, la AFIP y el Banco Nación.

El "valijero" identificó además a varios eslabones de la operatoria, indicaron dos de las fuentes a LA NACION. Entre ellos, a financistas de la City porteña e incluso a quien se encargó de cambiar a euros los pesos que acumulaban por los sobreprecios en la obra pública y las facturas truchas.

Apoyado en el testimonio de Fariña, el juez Casanello ordenó múltiples tareas de inteligencia sobre algunos de los señalados por el valijero, así como allanamientos a cargo de Gendarmería, tanto en la ciudad de Buenos Aires como en las provincias de Chaco y Santa Cruz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.