Cristina Kirchner y sus siete encuentros con el papa Francisco

Larroque le regala al Papa Francisco la remera de La Cámpora; Cristina festeja el gesto
Larroque le regala al Papa Francisco la remera de La Cámpora; Cristina festeja el gesto Fuente: Archivo
La ex presidenta se reunió en varias oportunidades con el Sumo Pontífice desde 2013, no sólo en el Vaticano, sino también en Brasil, Pargauay y Cuba
(0)
26 de febrero de 2016  • 11:12

Mauricio Macri tendrá su primer encuentro este sábado con el papa Francisco como presidente de la Argentina, luego de que en los últimos tres años su antecesora, Cristina Kirchner, concretara una serie de reuniones con el Sumo Pontífice.

La ex presidente se vio siete veces con el jefe de la Iglesia. Los cónclaves no sólo ocurrieron en el Vaticano, sino que Cristina también aprovechó algunos viajes de Francisco a distintos países latinoamericanos para lograr una foto con él.

La primera reunión se concretó días después de la elección de Jorge Bergoglio -el 13 de marzo del 2013- como máxima autoridad de la Iglesia Católica. Un día antes de la ceremonia en la que se convirtió oficialmente en Papa, Bergoglio recibió a la mandataria argentina en el Vaticano.

Cristina le pidió a Francisco que mediara, en su nuevo rol de líder de la Iglesia católica, en el conflicto con Gran Bretaña."Solicité su intermediación para lograr el diálogo en la cuestión Malvinas", dijo la mandataria tras el encuentro, en el que además le regaló un mate y un poncho de vicuña.

Una foto con Insaurralde

La segunda oportunidad tuvo lugar el 28 de julio de 2013 en Río de Janeiro, Brasil, cuando el Papa realizaba una visita por la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Aunque fue un saludo informal, Cristina le sacó provecho al encuentro: asistió acompañada por diputados y dirigentes de La Cámpora y por Martín Insaurralde, por entonces candidato a diputado nacional por el FPV en la provincia de Buenos Aires.

El evento tuvo un condimento especial: el Papa le regaló a la por entonces presidenta un par de zapatos y medias blancas para su nieto, Néstor Iván, el hijo de Máximo Kirchner.

La tercera reunión ocurrió el 17 de marzo de 2014 con un cariz privado en el Vaticano, donde almorzaron y conversaron durante dos horas y media. Cristina dijo que hablaron en "lenguaje común" de sintonía y coincidencias. Sostuvo que en ningún momento hablaron del país.

El Vaticano no dio detalles de la reunión y sólo hubo una declaración formal del vocero papal, Federico Lombardi. Precisó, además, que Cristina había llevado "el saludo del pueblo argentino" a Bergoglio por el primer año de su pontificado.

La remera de La Cámpora

Tuvieron otro encuentro, el mismo año, el 19 de septiembre. Almorzaron en la residencia Santa Marta con "agenda abierta".

Conversaron sobre la reestructuración de la deuda soberana y la situación política-económica de la Argentina, pero la visita quedará en la historia por el regalo que el diputado Andrés Larroque le entregó al Papa: una remera de La Cámpora.

El 23 de mayo de 2015, el Papa le envió una carta a la entonces presidenta para saludar al país con motivo de los festejos por la Semana de Mayo y un mes después la recibió nuevamente.

Cristina vio al papa Francisco en siete oportunidades mientras duró su mandato
Cristina vio al papa Francisco en siete oportunidades mientras duró su mandato Fuente: Archivo

La quinta oportunidad en la que se vieron -el 7 de junio- ocurrió en el salón de audiencias de la sala Paulo VI de la Santa Sede."Hablamos de dos temas de Argentina: uno fue la remodelación de la Basílica de Luján y el otro, el del traslado del sable del general San Martín realizado durante los festejos de la Semana de Mayo. Lo del sable del San Martín le pareció fantástico por la revalorización de la historia y la patria para todos los argentinos", dijo, totalmente vestida de negro, como marca el protocolo.

En julio, Cristina aprovechó la visita de Francisco a Paraguay para, aunque sea, saludarlo. La por entonces jefa de Estado asistió a la multitudinaria misa celebrada por el Papa en el parque Ñu Guasú y, concluida la ceremonia, saludó al Sumo Pontífice y le obsequió una copia del rezo de Juan XXIII por la salud de Eva Perón.

Lo mismo hizo Cristina cuando viajó a Cuba ante la visita del Papa a la isla en septiembre pasado. Una vez concluida la multitudinaria misa en la Plaza de la Revolución, que se extendió por más de una hora y media bajo un intenso calor en La Habana, Francisco saludó a la ex presidenta, quien había sido invitada por Raúl Castro. Sólo fue un saludo protocolar, tal como se preveía.

Con las elecciones de octubre en puerta, ese breve saludo fue el último encuentro que Cristina tuvo con Francisco. Durante los comicios, el Papa evitó enviar cualquier mensaje que puediera ser usado políticamente. Ahora recibirá a Macri, quien ya cumple tres meses en el poder.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?