El pulso político. Cristina, la clase media y las posturas setentistas