Cristina se burló de la denuncia sobre violación de la veda

Criticó a la oposición y a la prensa y se mofó: "¿No me denunciarán por venir?"
Mariano Obarrio
(0)
4 de agosto de 2013  

La presidenta Cristina Kirchner se burló ayer en tono jocoso de la denuncia judicial de la oposición por violación de la veda electoral para hacer inauguraciones o anuncios de gobierno 15 días antes de las elecciones, y acusó a "los medios monopólicos" de que "no quieren poner títulos verdaderos" y de que apoyan a los candidatos de la oposición.

Lo hizo en el acto de cierre de campaña bonaerense para las elecciones primarias del domingo próximo. En el campo de deportes de la Universidad de La Matanza, se mostró con su candidato a diputado, Martín Insaurralde ; con el gobernador Daniel Scioli , y con el intendente matancero, Fernando Espinoza.

En tono socarrón, la mandataria se mofó en su discurso de que "dudó de ir" al evento. "Pensaba: «¿No me meterán una denuncia por venir a apoyar a los candidatos del Frente para la Victoria?»", se regodeó.

Sobrando la situación, prosiguió: "La verdad que dudé, pero como no tengo miedo, como he tenido y seguiré teniendo mucho coraje, dije: «Vamos igual»". Sin embargo, el fiscal federal electoral, Jorge Di Lello, aseguró ayer que la denuncia por violación de la veda del frente UNEN le pareció "correctísima" y que por ello le dio impulso (ver aparte).

En rigor, la Presidenta estaba habilitada ayer para ir a La Matanza, el corazón del conurbano, que es el bastión electoral del kirchnerismo.

Ese acto no era oficial, en su condición de Presidenta, sino un mitin electoral del Frente para la Victoria, su fuerza política.

Lo que el Código Electoral le prohíbe, en los 15 días previos a las elecciones, es la inauguración de obras, anuncios de políticas o actos de gobierno que puedan inducir el voto hacia sus candidatos.

Incluso, el artículo 133 impone penas a quienes incumplan la ley de inhabilitación de uno a diez años para ejercer cargos públicos. Desde el sábado último, cuando rige la veda, la Presidenta inauguró obras de AySA en San Fernando, una fábrica de lavarropas en Cañuelas, un gasoducto en Salta y un ingenio en Jujuy, además de anunciar la suba del 14% de jubilaciones en la Bolsa de Comercio. Esos fueron los hechos denunciados por UNEN.

En su extenso discurso, con todo su gabinete y los restantes candidatos del FPV, la Presidenta se victimizó y comparó la denuncia de UNEN con las de los casos Skanska (en 2007) y la construcción de las viviendas de Madres de Plaza de Mayo (2011): todas, a su juicio, buscaron perjudicarla en las elecciones de esos años.

Por eso, Cristina Kirchner insistió en "democratizar la Justicia" y culpó de esas noticias a los "medios hegemónicos". Cuestionó los "títulos de los diarios" una docena de veces y denunció que "los diarios no quieren poner los titulares verdaderos".

Según su visión, la prensa debería destacar el récord de patentamiento de autos o el aumento del 32% en las jubilaciones en 2013. "Éstas son las noticias que no aparecen en los diarios, sin figurar", abundó.

Entre los estribillos amenazantes de La Cámpora ("Che, gorila, qué quilombo se va a armar"), una militante de la agrupación Kolina, llevada por la crispación, se dirigió al cronista de LA NACION y le insinuó: "Elegí un buen título". Y comentó con sus amigos: "Que use bien la lapicera". Pero se retiró antes de que terminara el discurso entre las 10.000 personas.

En medio de sus críticas la Presidenta se detuvo: "Tengo un nieto y tengo ganas de reírme". Y se emocionó hasta las lágrimas cuando dijo que en la Argentina "se consume en pañales descartables lo mismo que la clase media norteamericana".

También negó la inflación. "No tiene lógica que los aumentos salariales se los lleva la inflación", dijo. "¿Me pueden decir cómo hacen para viajar, comprar autos y casas? No te dan los números", contrapuso.

Fue allí cuando Cristina vinculó veladamente a sus opositores con la prensa. "Qué mal nos fue cuando los medios monopólicos ponían los candidatos y no el pueblo."

El discurso de Cristina dejó en segundo plano al de Insaurralde, previo al de ella. "Estoy orgulloso de ser el candidato K; morían otros por serlo y ahora se disfrazan", dijo, en referencia a su adversario Sergio Massa, candidato del Frente Renovador, favorito en las encuestas.

En un segundo plano estuvieron el vicepresidente Amado Boudou y el jefe de La Cámpora, Andrés Larroque, que lagrimeaba ante cada exclamación de la Presidenta.

Di Lello justificó la investigación

El fiscal electoral Jorge Di Lello justificó ayer la investigación para determinar si la Presidenta violó la veda electoral. "Hay una ley y a mí me pagan para aplicar la ley", en referencia a la norma que prohíbe encabezar actos inaugurales de obras públicas 15 días antes de los comicios.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.