Cristina se reunirá con Obama

El Gobierno confirmó que la cita será mañana en Colombia; los conflictos comerciales, al tope de la agenda
Mariana Verón
(0)
13 de abril de 2012  

CARTAGENA DE INDIAS.- Antes de partir, la presidenta Cristina Kirchner se aseguró una reunión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama , que se hará mañana, en medio del plenario de los 33 presidentes que llegarán hasta aquí para la VI Cumbre de las Américas .

Según anunció en la Casa Rosada el vocero presidencial, Alfredo Sccocimarro, el encuentro fue pedido por Obama y será a "agenda abierta". Desde el Gobierno no quisieron adelantar los temas que debatirán ambos mandatarios. La reunión se haría en el hotel Hilton, frente al mar Caribe, completamente tomado por la administración norteamericana.

El encuentro tendrá como principal tema el comercio, según describían anoche fuentes diplomáticas apenas se divulgó la reunión bilateral. Será a un mes de que Estados Unidos motorizara una dura queja en la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra la Argentina por las trabas a las importaciones.

La relación entre ambos países se había destrabado en noviembre del año pasado, en el encuentro bilateral que tuvieron Cristina y Obama en la cumbre del G-20, en Cannes. En aquella reunión, cargada de tensión por el episodio del material militar en un avión norteamericano decomisado por el canciller Héctor Timerman, luego devuelto, se acordó que los dos presidentes tuvieran un diálogo más fluido y sin intermediarios. En esa línea se inscribe esta cita.

A Cristina Kirchner el cara a cara con su par de Estados Unidos podría depararle algún reclamo, siempre diplomático, por las trabas comerciales. Tras aquella reunión en la que Obama la llamó "amiga" a la Presidenta, la Casa Blanca tuvo posiciones zigzagueantes respecto de la Argentina. Por un lado propició la queja en la OMC y eliminó al país del sistema de preferencias comerciales, pero a su vez su último gesto fue a favor del Gobierno al pedir a la Justicia de su país que revoque varias sentencias que obligaban a la Argentina a pagar con intereses a uno de los fondos de inversión por la deuda en default.

Fuera de los temas comerciales, la Presidenta buscará en la reunión algún apoyo más contundente de Obama en la cuestión Malvinas. El interés central de la jefa del Estado para esta cumbre era justamente que el comunicado final de las deliberaciones de mandatarios incluyera una queja por el colonialismo británico. Pero al menos hasta ayer esa negociación seguía estancada. Según fuentes oficiales, Estados Unidos acepta una declaración más bien genérica, al estilo de todas las que ha suscripto históricamente: el llamado al diálogo entre la Argentina y el Reino Unido. Lo que pide el Gobierno es que se aborde el "colonialismo" británico, palabra que la diplomacia norteamericana no acepta, y la defensa de los recursos naturales.

"La negociación es aún compleja por la resistencia de Estados Unidos. El debate es el tono que se le da al documento", planteó un funcionario argentino. En la Casa Rosada sostenían ayer que, al menos, se habían asegurado que en el documento final estuviera el tradicional apoyo al reclamo de diálogo que firmaron todos los gobiernos en el marco de la Organización de Estados Americanos (OEA). En ese punto hay consenso.

El Gobierno guardó con hermetismo la posibilidad de una reunión con Obama. Ya conocida la noticia, fuentes diplomáticas dijeron a LA NACION que se había estado gestionando desde hacía una semana.

La cita con la Presidenta, cursada desde el despacho del asesor de Obama para temas de Am'erica latina, Dan Restrepo, era mantenida en silencio hasta anoche por la Casa Blanca. Al informar, sobre los encuentros pautados para Obama durante la cumbre, Restrepo sólo mencionó las citas con el colombiano Juan Manuel Santos y un nuevo cara a cara con la brasileña Dilma Rousseff.

La Presidenta llegará esta noche y estaba en duda su participación a la cena inaugural. A pesar de las fuertes medidas de seguridad (las playas están custodiadas por la marina colombiana), la vieja ciudad amurallada, de callejuelas empedradas y fachadas de colores, sigue siendo, al menos por ahora, tierra de turistas.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.