Cristina sondea nombres con el sueño del candidato propio

Hace dos semanas lanzó al ruedo a Kicillof y la última, a Máximo Kirchner; su repunte en las encuestas avivó la presión del oficialismo por un postulante puro
Mariano Obarrio
(0)
5 de abril de 2015  

No está claro cuál será el globo de ensayo de la semana próxima, pero en la última quincena el gobierno de Cristina Kirchner lanzó uno cada siete días. Si bien la Presidenta intuye que terminará obligada a acordar con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, para las primarias del 9 de agosto, habilitó a funcionarios y voceros para instalar a Axel Kicillof y a Máximo Kirchner como potenciales "candidatos propios" para mantener vivo el sueño de "la reelección del proyecto".

Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, lo más probable es que el ministro de Economía termine siendo designado por Cristina como candidato a vicepresidente de Scioli o de su principal competidor, el ministro del Interior y Transportes, Florencio Randazzo. El destino de Máximo, en cambio, sería la lista de diputados nacionales por la provincia de Santa Cruz o la de Buenos Aires.

"La estrategia consiste en ponerlos en valor y luego medirlos. Y si la encuesta ayuda, quizás uno sea «candidato propio» de Cristina", dijo un ministro a LA NACION. Otro funcionario precisó: "El reciente repunte en las encuestas de la Presidenta tras la caída de 10 puntos por el caso Nisman fortaleció la idea del kirchnerismo duro de «avancemos con el candidato propio»".

El jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, comenzó a ser observado en la Casa Rosada como posible ejemplo de que el dedo puede definir. Si Macri logra imponer en las inminentes primarias porteñas la candidatura a la ciudad de su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, por sobre la senadora Gabriela Michetti, ello hará aumentar la presión de la militancia por ungir a un "candidato propio del modelo".

"Si Macri le puede transferir votos a Rodríguez Larreta para ganarle a Michetti, con más razón Cristina se lo transferiría a Kicillof. Si a Macri le sale bien...", dijo, enigmático, un funcionario.

El calendario juega en favor de esta hipótesis. Las primarias porteñas serán el 26 del este mes y el plazo de cierre para inscribir las candidaturas nacionales (presidente, senadores y diputados) caducará el 20 de junio. "Hay casi dos meses para redefinir la estrategia", confió la fuente oficial.

En función de ello, Cristina Kirchner se afirmará como figura central de la campaña electoral con anuncios redistributivos semanales por cadena nacional y sería candidata a diputada nacional por Buenos Aires como cabeza de lista del Frente para la Victoria (FPV), o a parlamentaria de la Unasur, o ambos cargos al mismo tiempo.

El kirchnerismo debe asegurar un triunfo en Buenos Aires para compensar las seguras derrotas en Capital, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Además debe renovar la gran cantidad de diputados elegidos en 2011 (su mejor elección, con el 54%) y buscará no perder tantas bancas en una elección de apenas 30%.

El secretario legal y técnico, Carlos Zannini, informó a varios gobernadores que la Presidenta recién definirá el armado de las listas sobre el filo del 20 de junio, al cierre del plazo, tal como hizo en anteriores elecciones y cuando eligió como vicepresidente a Amado Boudou. Para ella, Scioli es el candidato que hoy garantiza mejor intención de voto, incluso para asegurar bancas para el FPV, que es lo que ella necesita para compartir algo de poder.

La hipótesis de máxima sería reemplazar a Scioli con un "candidato propio". Pero si el gobernador se convierte en el postulante "inevitable", la estrategia es rodearlo de figuras propias para condicionarlo y recortarle el poder. Será por semanas uno entre varios: Kicillof, Máximo, Randazzo, Sergio Urribarri, Agustín Rossi y Jorge Taiana.

Aun así, Scioli recibió apoyos de peso en estos días: Máximo Kirchner lo incluyó como uno de los precandidatos del FPV, y lo respaldaron varios candidatos a gobernador, como los titulares de la Anses, Diego Bossio, y de la Cámara de Diputados, Julián Dominguez, y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza.

Sin embargo, sectores como La Cámpora, Carta Abierta y organismos de derechos humanos no lo quieren. La propia Cristina le cedió su micrófono a Kicillof en cadenas nacionales, lo lanzó a dar reportajes periodísticos y le encomendó todas las medidas de reparto de recursos -planes sociales, créditos, subsidios y descuentos- que se anunciarán en la campaña.

Incluso Kicillof le sacó a Randazzo la tarjeta SUBE de Transportes a Economía para lanzar el plan de descuentos SUBE-Neficio, que emula al Club La Nación. Randazzo no disimuló su enojo en ese acto: teme que no sólo le saquen la SUBE, sino el lugar del "candidato propio".

Scioli criticó las campañas de Massa y Macri

  • Sin nombrarlos, el gobernador bonaerense y precandidato presidencial, Daniel Scioli , cuestionó ayer al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, porque en campaña electoral "a cada sector le dicen lo que quiere escuchar" y remarcó que él "no" necesita "sobreactuar o actuar demagógicamente".
  • "Van al campo y dicen que van a sacar todas las retenciones; a otros les dicen que van a levantar el cepo; y después que van a eliminar Ganancias", aseguró Scioli, que en los últimos días se alejó del color naranja que lo identificó durante su gestión y se volcó al celeste que identificó al kirchnerismo. El mandatario dijo que actuará "con mucha responsabilidad y seriedad en estos temas" porque, advirtió, "acá hay que tener una visión integral del equilibrio del Estado".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.