El análisis. Cristina volvió un día, pero eso no era todo