El pulso político. Cristina y el desafío de la diáspora