La comunicación oficial. Cristina ya no critica a los periodistas; les hace competencia