Cristina ya retoma de a poco la actividad

Mariano Obarrio
(0)
16 de octubre de 2013  

La presidenta Cristina Kirchner comenzó ayer de a poco a retomar el contacto con la realidad. Si bien continuó el extremo hermetismo oficial acerca de su estado de salud, pudo saberse en las últimas horas que la mandataria se recupera favorablemente en reposo estricto y recibió en la residencia presidencial de Olivos a los dos funcionarios de mayor confianza, el secretario legal y técnico, Carlos Zannini , y el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli .

La jefa del Estado había sido intervenida el martes 8 por un hematoma craneal y en los primeros días de internación, hasta anteayer, no había tenido contacto con funcionarios debido a los extremos cuidados de asepsia que le ordenaron sus médicos.

Sin embargo, ayer trascendió de su entorno que Cristina Kirchner comenzó a conectarse con algunas cuestiones del Gobierno y comenzó, muy de a poco, a dar directivas. Lo hizo a través de su hijo, Máximo Kirchner, que es quien le transmite las novedades, y mediante breves encuentros con Zannini y con Parrilli, que estuvieron en Olivos.

Como todos los días anteriores, mantuvo contacto con sus dos hijos, Máximo y Florencia Kirchner, con su madre, Ofelia Wilhelm, y con su hermana, Giselle Fernández, que en los primeros dos días del posoperatorio no había podido acceder a su habitación de terapia intensiva.

Ayer, en su séptimo día de reposo, no hubo un parte médico del equipo de la Fundación Favaloro. Sin embargo, los profesionales de la Unidad Médica Presidencial mantuvieron el monitoreo habitual y no hubo modificaciones en su evolución tras la remoción del hematoma craneal.

"Zannini es la mano derecha de Cristina y por eso entró en estas horas. Cristina dice que de todos los funcionarios, Zannini es el que piensa igual que Néstor Kirchner y por eso es su hombre de consulta, al que le tiene confianza", señaló una fuente que está al tanto de la evolución de la Presidenta. El otro caso fue el de Parrilli, que se encarga de todas las actividades de la Casa Rosada y de la logística de la Presidencia.

"La que volvió a mandar es ella. Todo lo que se haga es por orden de ella. En los días anteriores la habían mantenido alejada de todo, aunque algunas cosas le consultó Máximo", dijeron ayer las fuentes consultadas. El reposo respetará los 30 días previstos a partir del alta de la clínica, aunque si los médicos aconsejan tomar algunos días más, la Presidenta se comprometió a acatar estas recomendaciones.

La nota fue cerrada a comentarios debido a la sensibilidad del tema.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.