Criticó Alfonsín la postulación de Cobos

Fue en un acto para recordar a Lebensohn
(0)
18 de agosto de 2007  

El homenaje por los 100 años del naticilio del histórico dirigente Moisés Lebensohn fue la excusa de militantes de la Unión Cívica Radical (UCR) para llenar ayer el salón del Centro Asturiano, en Solís al 400. El ex presidente Raúl Alfonsín, el líder del partido y candidato a vicepresidente Gerardo Morales y Ricardo Gil Lavedra, aspirante a senador nacional y Héctor Moisés Lebinsohn, hijo del evocado, fueron los encargados de recordar a la histórica figura radical.

Por supuesto, los recientes escándalos que vive el Gobierno fueron el tema por excelencia de la reunión. "¿Sabés por qué llega el cambio [en referencia al slogan oficialista]? Porque la plata grande se acabó", fue el chiste que circuló entre los presentes y despertó grandes carcajadas.

Pero hubo otros tópicos. Alfonsín, luego de admitir que el radicalismo "estuvo en una crisis muy aguda de la que está saliendo", dedicó unas palabras para responder al buen augurio que dedicó ayer Fernando de la Rúa al partido en los futuros comicios. Dijo que el ex presidente "hace muy bien" en desear éxito electoral a la conducción de la UCR.

Además, Alfonsín, uno de los principales impulsores de la alianza con el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, se manifestó "en contra" de la postulación a la vicepresidencia del ex radical Julio Cobos por el kirchnerismo.

Los "radicales K" merecieron un párrafo en su discurso al recordar que la actual situación de fragmentación que vive el radicalismo se repite: "En el 48, la mayoría del Senado justicialista era radical. Y la mayoría de los gobernadores justicialistas era radical. Hoy es otra lucha pero vamos a seguir adelante".

Alfonsín también dedicó unas líneas a la candidata oficialista, la senadora Cristina Kirchner. "Ella dijo que se identifica con la Evita de los puños crispados. Pero el pueblo se identifica con la Eva que trabajaba por los pobres", dijo.

En tanto, ante LA NACION, Morales calificó al sector de radicales que adhiere al proyecto kirchnerista como "aquellos que se arrodillan" y pronosticó: "Tal vez vuelvan al partido cuando se le acabe la plata a Kirchner". Aunque consideró que es bueno "separar la paja del trigo", confesó: "No sé si nos vamos a quedar cinco, diez, veinte o mil".

Ninguno de los dirigentes quiso brindar explícitamente su solidaridad con la situación judicial de la ex correligionaria Elisa Carrió, que ayer comenzó a ser juzgada por calumnias e injurias. "Elisa Carrió debe tener pruebas de lo que afirma. Pero sería bueno que la Justicia tenga celeridad con los corruptos del Gobierno", fue la escueta pronunciación de Morales.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.