Cruces de alto voltaje entre Massa y De la Sota en el debate

El intercambio entre los precandidatos de UNA estuvo por momentos tan tenso que parecían más rivales que socios; chicanas por sus gestiones en Tigre y Córdoba
Marcelo Veneranda
(0)
18 de junio de 2015  

-Yo bajé el 80% el delito en Tigre. En Córdoba subió 10% en el último año...

-Me preocupa que uses los argumentos de [Sergio] Berni, vas a confundir a la gente.

-No, son los de la página del gobierno de Córdoba.

Sergio Massa y José Manuel de la Sota se sacaron chispas, anoche, en TN, en el primero de los tres debates televisivos que acordaron al formar el frente UNA. De hecho, y por momentos, el líder del Frente Renovador y el gobernador de Córdoba parecieron rivales de espacios totalmente distintos antes que socios de una interna presidencial.

El más incisivo fue el "Gallego", que no desaprovechó oportunidad para recordar y cuestionar el paso reciente de Massa por el kirchnerismo. El tigrense, que en un principio se mostró conciliador, terminó entrando en la refriega.

El debate, televisado por el programa A dos voces, giró sobre dos ejes: justicia y transparencia y claves para el desarrollo económico. Lo interesante fue que los candidatos eran quienes formulaban las preguntas a su rival y luego podían repreguntar, lo que derivó en varios cruces de alto voltaje.

El primero llegó a los pocos minutos de iniciado el debate, cuando De la Sota le preguntó a Massa qué había hecho para dar transparencia al Gobierno durante su paso como jefe de Gabinete de Cristina Kirchner. Massa dio ejemplos de su gestión en la Anses y en Tigre, y los proyectos que presentó como diputado.

"Desgraciadamente, los esfuerzos como intendente no son coincidentes con los de jefe de Gabinete", le retrucó el cordobés. "Tuve el coraje de enfrentarme al Gobierno, irme y después ganarle en las elecciones", reaccionó Massa, que empezaba a levantar temperatura y a cuestionar a los políticos que "hace 30 años defienden cargos", para diferenciarse.

"¿En tu paso por el Gobierno no viste hechos de corrupción?", insistió De la Sota. Massa le recordó que no tiene "una sola" causa judicial. "Yo tampoco, en 12 años de gestión", continuó el cordobés. "Más allá de querer disputar el cariño de la gente, no tenemos que tirarnos el carro encima. No caer en la chicana", lo frenó Massa. "No, no, me parecieron bien los esfuerzos que hiciste en San Isidro", respondió De la Sota. "Bueno, en Tigre, están cerquita", corrigió.

Massa tuvo su desquite con las cifras de la inseguridad en Tigre y Córdoba, pero también más tarde, cuando el debate giró hacia la economía: puso en duda la baja de impuestos que De la Sota usa como caballito de batalla, al recordar que la provincia pasó del puesto 14 al 7 en término de presión fiscal. Pero, sobre todo, recordó que el jefe del equipo económico de su rival, Nadín Argañaraz, indicó como inevitable un endeudamiento del Estado en el próximo gobierno. "¿No le parece más inteligente un proceso de crecimiento con inversión?", le preguntó Massa. "Ustedes plantean el shock, nosotros el gradualismo", le respondió su aliado.

En las pausas, el asesor español Antonio Sola, los economistas Aldo Pignanelli, Marco Lavagna y Ricardo Delgado, además del vocero Claudio Ambrosini, eran los primeros en acercarse a Massa con consejos. Lo mismo hacían con De la Sota su hija Candelaria y el publicista brasileño João Santana. Malena Galmarini y Adriana Nazario, las mujeres de los candidatos, se quedaron en las tribunas, junto a una tropa nutrida de asesores, diputados y funcionarios.

Antes del cierre, los periodistas Daniel Fernández Canedo, de Clarín; Fernando González, de El Cronista, y Claudio Jacquelin, de LA NACION, también hicieron preguntas a los candidatos. Pero, en general, las esquivaron y se aferraron a las frases de sus manuales de campaña.

El último pase de baile llegó sobre el cierre y fue, quizás, el golpe más duro que De la Sota le tiró a Massa. "Tiene buenas propuestas, pero poco consistentes. Mientras él habla, yo tengo que gobernar. Mientras él promete, yo ya hice", dijo el cordobés. El tigrense volvió a hablar de "las viejas generaciones", pero prefirió destacar que a su lado está el "mejor equipo" de economistas. "Hay que cuidar lo que se hizo bien, cambiar lo malo, pero sobre todo mirar para adelante", cerró.

Al final, desde ambos bandos reconocieron ventajas dadas y otorgadas al rival, pero destacaron que el alto voltaje hizo entretenida la parada. Algo vital para atraer la atención del electorado hacia sus propuestas y remontar la pelea ante el kirchnerismo y Pro. Massa y De la Sota se mostraron abrazados y sonrientes, para dejar en claro que no quedaron heridas. "Lo que pasa es que están acostumbrados a los debates edulcorados de Pro", concluyeron.

FORTALEZAS Y DEBILIDADES

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.