Opinión. Cuando Cristina no creía en complots externos