Cuando la campaña tomaba color, llegó la veda