El escenario. Cuatro malas noticias para las cuentas públicas