El escándalo por los sobornos: gesto político. Cuatro renuncias agudizaron la crisis