Cuestionan en el Congreso la forma de pago de la deuda

La mayoría la calificó de "inmoral"
(0)
23 de agosto de 2000  

Con la excepción de aisladas opiniones, el grueso de los disertantes de la audiencia pública que ayer se realizó en el Congreso para debatir la deuda externa coincidió en calificar de "inmoral" el millonario endeudamiento público y exigió que el Estado redefiniera el pago con los acreedores internacionales.

En la audiencia de la Comisión Bicameral Jubileo 2000 de la Iglesia, realizada en el Salón Azul del Congreso, la mayor parte de los legisladores, dirigentes políticos, sindicalistas y religiosos cuestionaron la legitimidad de la deuda, las altas tasas de interés para el país y a los organismos externos.

Hubo posturas extremas, como la del titular de la CGT disidente, Hugo Moyano, que pidió la suspensión del pago de la deuda ilegítima, propuesta que fue objetada con cautas advertencias por los delegados del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Banco Mundial (BM) y el economista Roberto Alemann.

Llamó la atención la ausencia del ex presidente y jefe de la UCR, Raúl Alfonsín; del secretario de Finanzas, Daniel Marx, y del jefe de asesores del Ministerio de Economía, Pablo Gerchunoff.

Las explicaciones oficiales que recibió el titular de la Comisión Bicameral, el diputado Mario Cafiero (PJ-Buenos Aires), fue que había existido "un problema de agenda". Se sabe que Alfonsín, por caso, es partidario de un replanteo del pago de la deuda, lo que no agrada al gobierno nacional.

Cafiero, del PJ, destacó que "no es posible que el país siga condicionando a mayor ajuste por deuda".

La Comisión de Jubileo surge del llamado de perdón esgrimido por el papa Juan Pablo II para el corriente año. El Sumo Pontífice ya se expresó en favor de una condonación o un atenuante del pago de la deuda externa de los países no desarrollados. El resultado de la audiencia de ayer se trasladará al Vaticano en noviembre próximo, en una reunión de legisladores de todo el mundo.

El más aplaudido

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, justificó el pedido de una redefinición del pago de la deuda para que "se cumpla con el mandato de Dios de bregar por una sociedad más justa e igualitaria".

Aguer destacó que "la deuda externa es causa de profundos sufrimientos humanos y de consecuencias muy unidas a la desocupación". El prelado destacó que si la Argentina sigue sometida al actual plan de pagos, "ya podrá adivinarse la inscripción mortuoria que diga: "Aquí yace la República Argentina. Vivió pagando y murió debiendo"". Su discurso fue el más aplaudido.

El ex gobernador bonaerense por el PJ Eduardo Duhalde exigió al Congreso que haga valer el artículo 75 de la Constitución, que menciona la facultad exclusiva del Parlamento para comprometer al Estado en préstamos internacionales. También cuestionó el "perverso mecanismo de usura" de los organismos internacionales y exigió una renegociación.

La deuda externa argentina es de 150.000 millones de pesos. En 1993 se pagaron 3000 millones en intereses y este año se pagarán $ 9000 millones por el mismo concepto.

Al evaluar las respuestas de los países del Grupo de los Siete, el embajador de Italia en Buenos Aires, Giovanni Januzzi, admitió que "muchas veces faltó desde los países desarrollados una visión ética y realista" y abogó por "establecer términos más sustentables e intereses razonables".

El representante del BID, Juan Olivella, destacó que la deuda que la Argentina tiene con su entidad representa el 6% del total. Y que los préstamos otorgados por el BID para desarrollo regional y social tienen "tasas favorables del 7% anual".

El enviado del BM, Ariel Fiszbein, sostuvo que "hay que ser más prudentes frente a los planteos de redefinición de pagos". Alemann dijo que "la solución de la deuda externa pasa por lograr un mayor equilibrio de la deuda pública".

Moyano, en cambio, pidió que se suspendiera el pago de la deuda ilegítima, sobre la base del fallo del juez Jorge Ballestero, que cuestionó la legitimidad de la deuda argentina contraída durante la última dictadura militar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?