Cumbre opositora en un acto de la Federación Agraria

Alfonsín y Moyano se mostraron distendidos en el acto, seguidos atentamente por Lavagna
Alfonsín y Moyano se mostraron distendidos en el acto, seguidos atentamente por Lavagna Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Lavagna, Moyano, Micheli, Venegas y Alfonsín coincidieron en un evento organizado por Buzzi, donde lanzaron fuertes críticas al Gobierno
Mauricio Caminos
(0)
12 de diciembre de 2012  • 15:02

"¡Esperen, esperen que me sumo yo también a la foto!", exclamó entre risas el ruralista Gerónimo "Momo" Venegas, antes de pasar su brazo derecho sobre el hombro del titular de la Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi. No quería perderse la foto para que la ya estaban posando el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, el titular de la CTA antikirchnerista, Pablo Micheli, el ex candidato presidencial de la UCR Ricardo Alfonsín y el jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano.

Todos juntos enviaron este mediodía una clara señal de unión opositora al Gobierno desde un hotel situado en Mitre al 1900, a pocas cuadras del Congreso Nacional, en un evento organizado por la FAA para la presentación del libro "Bases para una nueva política agraria nacional" y en conmemoración del centenario del Grito de Alcorta.

El acto sirvió como preludio de la movilización convocada por la CGT y la CTA antikirchneristas para el próximo 19 de diciembre contra el Gobierno y a la que, según dijeron sus propios organizadores, "están todos los sectores invitados".

"Este acto es un ejemplo. Somos todos de distinta historia pero en este país hace falta un cambio de paradigma. Es una responsabilidad colectiva hacer otro proyecto de país", lanzó Buzzi, micrófono en mano.

En la primera fila, al dirigente agropecuario lo escucharon Moyano, Alfonsín, Lavagna, Venegas y la diputada peronista Graciela Camaño -esposa del sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo-. También estuvieron presentes los radicales Mario Barletta, Mario Negri y Ricardo Gil Lavedra, y referentes del Frente Amplio Progresista (FAP) como Humberto Tumini, Juan Carlos Zabalza y Gerardo Milman. Estaba invitado el diputado y ex gobernador bonaerense Felipe Solá, pero no asistió. Y según dijeron a LA NACION fuentes de FFA, no se convocó a dirigentes del Pro porque "no existe con Mauricio Macri lazos ideológicos".

Críticas al Gobierno

"Este Gobierno provoca ajustes encubiertos", disparó Moyano en un breve contacto con la prensa antes de ingresar al acto. "Siempre los ajustes los pagan los trabajadores y nosotros no estamos dispuestos a que los ajustes los paguen los trabajadores", alertó el sindicalista, que criticó el pacto social entre la Casa Rosada y la CGT que conduce Antonio Caló del lunes pasado.

"Este evento habla de la madurez política de la oposición cuando hay que tomar decisiones importantes", consideró a LA NACION Barletta, actual presidente de la UCR, aunque negó que ya se esté discutiendo un armado electoral opositor para el próximo año. "Hoy la ciudadanía está preocupada por cuestiones de institución y a partir de eso tenemos que generar procesos alternativos al oficialismo", agregó.

"Lo fundamental ahora es defender la Constitución", dijo por su parte Lavagna, antes de escuchar la presentación de Buzzi. Un día después de reunirse con Moyano en la sede de Camioneros, el ex ministro aseguró que por ahora no está pensando en una posible candidatura a senador para 2013. Sin embargo, cual político en campaña, sentenció: "El kirchnerismo tiene fecha de vencimiento en 2015".

Durante el acto, y luego de despotricar punto por punto las políticas agrícolas de la Casa Rosada, Buzzi exigió que "se debe subir el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias y que se cambie la política de la secretaría de Comercio Interior que es discrecional, arbitraria y corrupta".

El mensaje de Buzzi fue música para los oídos de Moyano y Micheli, que justifican su próxima marcha frente a la Casa Rosada con el pedido la reducción del gravamen a las Ganancias, la universalización de las asignaciones familiares y el 82 por ciento móvil en las jubilaciones, entre otros puntos. Si bien adhiere a la movilización del miércoles, Buzzi aseguró a este diario que recién el próximo lunes su organización decidirá si se moviliza a Plaza de Mayo con los sindicalistas.

"Estas ideas, y otras, son parte de un país que tiene que dejar la lógica amigo-enemigo y blanco-negro. Aunque tampoco pretendemos que surja un decreto de la felicidad de un día para el otro", expresó Buzzi al finalizar su discurso.

El cierre dio paso a la improvisada "foto de familia" entre los dirigentes opositores y a la degustación de un coctel con sandwiches, tabla de fiambres, empandas de carne y brusquetas, gasesosa, jugo, vino y agua, que ninguno de los invitados desaprovechó.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.