Da otro paso el plan para hacer billetes en Ciccone

El Banco Central firmó el contrato con la Casa de Moneda, que subcontratará a la imprenta
Hugo Alconada Mon
(0)
19 de abril de 2012  

Pese a todo, otro paso. El Banco Central (BCRA) firmó el contrato con la Casa de Moneda para la impresión de más de 1200 millones de billetes de 100 pesos que implicará la subcontratación de la nueva Ciccone Calcográfica, confirmaron dos funcionarios de la entidad monetaria ayer a LA NACION.

La firma del contrato destrabó así el último escollo pendiente para que la Casa de Moneda, bajo el mando de Katya Daura, una funcionaria de confianza del vicepresidente Amado Boudou, otorgue un tercio de la impresión a la nueva Ciccone.

Esa interacción ya comenzó a ejecutarse. Al punto que Daura impartió las órdenes para que, a partir de hoy, salgan combis con entre 25 y 30 empleados de las áreas de habilitación de billetes, seguridad y fiscalía, más algunos gerentes, desde la Cas de Moneda hacia la imprenta, desde las 5.30 de la mañana, según detallaron empleados del organismo a LA NACION.

Desde el Banco Central evitaron precisar cuál sería el precio final que cobrará la Casa de Moneda por la impresión de los billetes, aunque rondaría los 510 pesos por cada millar de billetes, es decir, un 9% por encima del costo fijado el año pasado para un trabajo similar.

Con esos valores en danza, la nueva Ciccone, bajo el mando de Alejandro Vandenbroele, señalado por su ex mujer como presunto testaferro de Boudou, podría embolsar hasta $ 204 millones -cerca de US$ 47 millones al tipo de cambio vigente-, aunque desde la Casa de Moneda evitaron precisar el costo.

La firma del contrato por parte de la presidenta del BCRA, Mercedes Marcó del Pont, se concretó luego de que el directorio aprobó la iniciativa en su reunión del 29 de marzo pasado, a pesar de las objeciones de los funcionarios de línea de la entidad. Esas objeciones, planteadas en los días previos a la redacción del dictamen del Area Jurídica, forzaron incluso que dos asesores de Marcó del Pont debieran consultar con la Procuración, según reconstruyó LA NACION.

El cono de sombras alrededor de la firma que preside Vandenbroele se acrecentó durante las últimas semanas, cuando se confirmó que no pagó la segunda y tercera cuotas de la moratoria excepcional que le concedió la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En la misma línea, el certificado fiscal que otorga a las empresas que pretenden contratar con el Estado -en una suerte de certificado de buena conducta- venció el 11 de este mes, según verificó LA NACION

Con la aprobación del directorio y la firma del contrato, sin embargo, la nueva Ciccone se encamina a cobrar un monto multimillonario con el alquiler de sus maquinarias a la Casa de Moneda, que ya hizo pruebas de impresión de billetes.

Los nuevos ingresos le permitirá, además, dejar de depender del financiamiento externo para cubrir los más de $ 2,5 millones que debe destinar cada mes al pago de sus más de 200 empleados.

Rafecas se negó a dejar el expediente

El juez federal Daniel Rafecas, al frente del caso Ciccone, rechazó ayer una recusación en su contra: sostuvo que no actuó con parcialidad y que no hay fundamentos para apartarlo del caso.

"Los argumentos del recusante no traducen otra cosa que su mera disconformidad con las medidas adoptadas por el tribunal", afirmó el juez. La decisión final la tomará la Cámara Federal, que mañana sorteará qué sala intervendrá.

La recusación contra Rafecas había sido planteada por el abogado de uno de los acusados, José María Núñez Carmona, amigo y socio del vicepresidente Amado Boudou, también imputado en el caso. Acusó al juez de haber violado el secreto del sumario, haber adelantado opiniones al diario Perfil con las que luego -según el recusante- se contradijo y haber demostrado parcialidad en una serie de mensajes cruzados con un abogado, Ignacio Danuzzo Iturraspe, en los que le recomendaba pasos por seguir tanto en el expediente como ante la prensa.

Lo llamativo es que Danuzzo dice ser abogado, justamente, de Núñez Carmona (Rafecas alega que no era más que un tercero porque no está presentado en la causa). De los mensajes surge que abogaba también por Boudou y por Alejandro Vandenbroele, señalado por su ex mujer como testaferro del vicepresidente. Según la recusación, Rafecas pretendió con sus mensajes "llevarlo a cometer yerros procesales".

El abogado de Núñez Carmona en esta causa, Diego Pirota, había pedido además la nulidad del allanamiento en un departamento de Boudou en Puerto Madero. Ayer, el fiscal Carlos Rívolo se pronunció en contra de esa nulidad.

Uno de sus argumentos fue que el allanamiento no tiene consecuencias para Núñez Carmona. "La presentación efectuada por el doctor Pirota -dice Rívolo- parece más propia de un abogado a quien se le hubiese confiado la defensa del señor vicepresidente y no la de su verdadero cliente." Para el fiscal, no vierte "el más mínimo argumento" en favor de Núñez Carmona. Rívolo también fue recusado.

Además, Rafecas fue denunciado por el Gobierno ante el Consejo de la Magistratura, que se reunirá hoy y sorteará, en la Comisión de Disciplina y Acusación, quién será el consejero a cargo del caso. El kirchnerismo tiene mayoría en la comisión (con eso logrará que el expediente avance), pero no cuenta con los votos necesarios para abrir un juicio político.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.