Daer, entre la defensa y la crítica