Dan detalles del barco que atribuyen a Jaime

En la causa ya declararon dos abogados que participaron de la compra
(0)
13 de noviembre de 2013  

El abogado Carlos Lluch, que intervino en la compra de un yate que la Justicia sospecha que era de Ricardo Jaime , declaró ayer en la causa por el presunto enriquecimiento ilícito del ex secretario de Transporte de Néstor y Cristina Kirchner.

El abogado dijo que el barco, modelo Altamar 64, se lo encargó un cliente inusual, el uruguayo Ángel Campiotti Gutiérrez, y se comprometió a entregar más información dentro de los próximos cinco días, según informaron fuentes judiciales.

Lluch estaba vinculado con el grupo Cirigliano, ex dueño de TBA.Ayer declaró en la causa a cargo del juez Sebastián Casanello y el fiscal Carlos Rivolo.

Lluch dijo que el cliente le encargó específicamente buscar un barco de las características que tenía el que finalmente fue adquirido.

Su declaración ante el juez y el fiscal fue muy breve. No respondió ninguna pregunta.

Según consta en el expediente, el lujoso barco fue puesto a nombre de Delia Ventures LLC. Uno de los autorizados a recibir la embarcación era Manuel Vázquez, asesor de Jaime y hombre de su confianza.

Anteayer había declarado otro abogado que intervino también en la compra del buque, Raúl Viola, que dijo que quien tenía el contacto con el cliente era Lluch y que a él lo habían convocado porque conocía de barcos.

El expediente en el que declararon Lluch y Viola es uno de los que más comprometen a Jaime, además de la causa por la tragedia de Once, cuyo juicio comenzará el 18 de marzo próximo y tendrá al ex funcionario en el banquillo de los acusados.

En la causa por supuesto enriquecimiento ilícito, en tanto, Jaime será indagado el 26 de este mes.

Jaime fue citado para que explique un incremento patrimonial supuestamente injustificado de por lo menos seis millones de pesos, según el reclamo del fiscal, pero también por la supuesta incorporación a sus bienes del yate por el que declararon los abogados, y de un avión Learjet valuado en más de cuatro millones de dólares.

Jaime intenta postergar esta indagatoria y seguir ganando tiempo con esta causa que ya lleva cuatro años de trámite: por eso recusó al juez Casanello y pidió la suspensión de su indagatoria.

El fiscal Rivolo, por su parte, pretende que Jaime sea además indagado por la supuesta comisión del delito de peculado, por haber utilizado como si fuera su dueño dos automóviles que estaban destinados al control de obras públicas. Así se lo solicitó a Casanello la semana pasada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.