De la protesta en Viena a salir casi desnuda en la tapa de una revista