De la Rúa comienza hoy una visita a Brasil

Participará en un encuentro de mandatarios en Brasilia
Participará en un encuentro de mandatarios en Brasilia
(0)
31 de agosto de 2000  

El presidente Fernando de la Rúa hará lo imposible para que el escándalo por el presunto pago de coimas a los senadores no afecte la gira que comenzará hoy, a las 10, con su partida rumbo a Brasilia.

Así lo aseguraron ayer a La Nación tres de los encargados de ultimar los detalles de la agenda que De la Rúa cumplirá en Brasil, México, los Estados Unidos, Canadá y China.

De esa forma, De la Rúa intentará que el torbellino desatado por el supuesto soborno a senadores para obtener la sanción de la reforma laboral no haga temblar la imagen de la Argentina en el exterior.

Y que no desanime a los potenciales inversores de países como Canadá y China, a quienes el Presidente y una nutrida comitiva de empresarios intentarán seducir.

Esa misma actitud, que un colaborador presidencial sintetizó como "a peor tiempo, mejor cara", es la que De la Rúa intentó mantener también en el frente interno.

Así, en los últimos días, el mandatario se armó de una nutrida agenda de actividades que cumplió al pie de la letra, tanto en la Patagonia como en Buenos Aires.

"Un presidente tranquilo, positivo, que no deja que un rumor o un anónimo altere su actividad normal." Así describió uno de los hombres más cercanos a De la Rúa la estrategia oficial para campear la tormenta.

Modificaciones

De todas formas, ninguno de los funcionarios consultados puso las manos en el fuego por la inalterabilidad de la gira que mantendrá al Presidente fuera del país hasta mediados de septiembre.

Uno de los encargados de cerrar la agenda que De la Rúa cumplirá en México y Nueva York, donde se encontrará por última vez con Clinton como presidente, estimó que esos dos destinos serían los más susceptibles de suspenderse en caso de que la situación empeore en la Argentina.

"China no: es una visita oficial y el impacto sería demasiado negativo si se suspende", dijo.

Algo similar opinó uno de los jóvenes asesores de imagen comunicacional del Presidente: "De la Rúa va a China a buscar mercados. Este debe ser, sin duda, el viaje comercial más importante de este año y no va a variar su agenda por cuestiones internas y coyunturales".

Otro joven funcionario aseguró que De la Rúa "nunca suspendió un viaje por un asunto interno, y en este caso sólo se volvería si algún funcionario es procesado por la Justicia o queda detenido. No le va a dar entidad a rumores".

No se descarta, en cambio, que acorte la visita al país de la gran muralla con la excusa formal de que quiere pasar su cumpleaños (el 15 de septiembre cumple 63 años) con su familia.

La verdadera excusa de un potencial regreso anticipado sería la de no dejarle el sillón presidencial por "demasiado tiempo" al vicepresidente Carlos Alvarez. Algo que De la Rúa se encargó de desmentir ayer indirectamente, cuando mencionó al vicepresidente en una carta enviada al arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñañez.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.