De la Rúa, con agenda complicada