De la Rúa concentró los elogios de los empresarios españoles

Además, fue felicitado por los hombres de negocios argentinos.
Silvia Pisani
(0)
25 de octubre de 2000  

MADRID.- Las primeras señales de lectura sobre la economía argentina que se escucharon con motivo de la visita del presidente Fernando de la Rúa fueron de confianza.

"Creemos que hay muchas y buenas razones para perseverar en la política de inversiones en la Argentina", dijo Jesús Banegas Núñez, uno de los hombres de referencia en el poderoso mundo de las telecomunicaciones españolas.

Fue al inaugurar la primera rueda formal de contactos entre empresarios del área de ambos países, organizada con motivo de la visita presidencial, en cuyo transcurso -según anticipó el canciller, Adalberto Rodríguez Giavarini- podrían anunciarse inversiones globales y de conjunto por 7000 millones de dólares.

"Lo que ha pasado en la Argentina es un giro copernicano", añadió Banegas Núñez, que preside la Asociación Nacional de Industrias Electrónicas y de Telecomunicaciones. El dirigente acompañó al secretario de Comunicaciones, Henoch Aguiar, en la presentación pública del nuevo escenario de negocios para el sector.

Medio centenar de hombres de negocios locales indagó sobre nuevas posibilidades de inversión, en el seminario organizado por la embajada argentina y dedicado a explorar la apertura de telecomunicaciones en la Argentina. "Es una excelente señal de interés", dijo Aguiar a La Nación .

No fue la única muestra de aliento. Los empresarios argentinos que acompañan al Presidente también aportaron lo suyo y, públicamente, expresaron un categórico apoyo para las medidas impositivas y de reforma política delGobierno.

"Presidente, lo felicito a usted y a (el ministro de Economía José Luis) Machinea. Las medidas que se conocieron en Buenos Aires son espectaculares. No tenga miedo, Presidente. Vamos a salir adelante", dijo Enrique Pescarmona. "Lo felicitamos por estas decisiones. Estamos convencidos de que a partir de ahora comienza una etapa de mayor consumo", acotó el titular de la Asociación de Bancos Argentinos, Julio Gómez. "Nos gusta ver que comienza a tomar medidas concretas", se sumó desde el sector de la Pequeña y Mediana Empresa (Pyme) Aldo Espósito.

Otros muchos guardaron silencio. Las frases de reclamo corrieron contra el costo del financiamiento y contra la política de subsidios que entorpece el ingreso de productos alimenticios argentinos a Europa.

"Yo lo que pido es que los españoles otorguen algo por los buenos negocios que hacen en nuestro país", dijo el titular de la Sociedad Rural Argentina, Enrique Crotto.

Desordenado por momentos, con voces que hablaban tanto desde la visión de una multinacional como otras plantadas en la realidad de una pequeña empresa, el intercambio de opiniones con los empresarios mostró a De la Rúa abierto al diálogo. Y al canciller, convencido de que aun para los sectores castigados por los subsidios europeos habrá respuestas. "Esperen a que España ejerza la presidencia rotativa de la Unión Europea... ya verán", prometió.

Sin estridencias

Un optimismo sin estridencias se notó en los hombres de negocios. Pero la mañana había empezado con un signo más sombrío, a raíz de comentarios de analistas financieros españoles que hablaban de la "inestabilidad política" de la Argentina como causa central del retroceso de sus papeles y del aumento del riesgo país. O, más aún, cuando circuló un informe de técnicos del Banco Bilbao Vizcaya que advertía sobre el impacto en la economía de la "marejada política".

"Los españoles invirtieron en la Argentina en momentos de mayor incertidumbre que éste y con una carga de riesgo mucho más importante. Y no les fue mal", recordó el empresario argentino Amadeo Vázquez.

Rememoró así el proceso abierto diez años atrás, con el comienzo de las privatizaciones en el país. "Muchos se asustaron. La Bell se echó atrás y no quiso intervenir en la venta de la ex Entel. Se equivocó. Pero los españoles se quedaron. No se equivocaron en ese momento. Y no se van a equivocar ahora", sintetizó.

Hoy, De la Rúa desayunará con directivos de cinco compañías españolas que invirtieron unos 30 mil millones de dólares en la Argentina, durante los últimos 11 años.

La agenda de hoy

8.30 Desayuno con los presidentes de Telefónica, Repsol YPF, Endesa, BBVA y Banco Santander.

10.15 Visita al Palacio del Congreso de los Diputados.

12.15 Reunión con el presidente del gobierno español, José María Aznar.

13.30 Conferencia de prensa conjunta.

17.30 Clausura del seminario "Presente y futuro de las relaciones económicas bilaterales".

20.30 Recepción ofrecida por De la Rúa a los reyes y a autoridades del gobierno español.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.